Obispo rechaza reclusión de Santrich en casa de la iglesia

15 de mayo del 2018

Por medio de una carta, monseñor José Miguel Gómez manifestó su posición.

Santrich

La reclusión de Jesús Santrich en una casa del episcopado colombiano no tiene la bendición de todos los miembros de la iglesia. El monseñor José Miguel Gómez, obispo de Facatativá, aseguró que la decisión de acogida la tomaron dos curas sin el permiso de los obispos.

“La “opinión pública” debe saber que la reclusión de alias Jesús Santrich en la Fundación Caminos de Libertad, de la Pastoral Penitenciaria, fue decisión de UNO O DOS directivos del episcopado y que NO FUE CONSULTADA CON LOS OBISPOS DE COLOMBIA” (sic.), escribió Monseñor Gómez en una carta enviada a medios de comunicación.

A este rechazo se suma el del fin de semana pasado cuando monseñor Alirio López, presidente del Tribunal Eclesiástico, aseguró en la red social Twitter su rechazo a la reclusión del exlíder guerrillero en una sede de la corporación. “Sí, la vida es sagrada, pero me aparto de la decisión de la Conferencia Episcopal de permitir que Santrich haya salido de la cárcel a la Fundación de la Pastoral Penitenciaria. Él debe ser extraditado. Son muchos los crímenes que lleva en su conciencia”.

A este llamado del presidente eclesiástico se sumó el capellán del Congreso Pedro Mercado. Por eso, se evidencia que al interior de la iglesia se encuentra un rifirrafe entre mantener a Santrich dentro de una de sus instalaciones o devolverlo a la cárcel.

“La mayoría de los obispos de Colombia, seguramente con la mayor parte de los sacerdotes, de los religiosos y religiosas, y la inmensa mayoría de los laicos, sentimos la misma perplejidad y desazón ante lo decidido por unos pocos sin atención a la historia reciente, a las implicaciones actuales ni a las consecuencias futuras”, afirmó Gómez en su misiva.

También escribió que estas decisiones particulares afectan la imagen y la percepción de la opinión pública sobre la iglesia. Además, puntualizó que “la unidad de la iglesia de Cristo es valor absoluto que no está en juego y que ninguno de nosotros puede poner en peligro por sentimientos y/o por comentarios”.

En defensa de la decisión, el obispo del municipio de Apartadó, Hugo Alberto Torres aseguró que es un acto de misericordia mantener a un recluso en malas condiciones de salud, aseguró que es un acto de solidaridad que va más allá de las situaciones de índole política. Por su parte, el gestor de paz, Álvaro Leyva, también ha defendido la reclusión de Santrich en un casa penitenciaria de la iglesia colombiana.

Este caso que ha extremado el debate demuestra que el caso de reclusión y extradición es más complicado de lo que se pensaba. Algunos detractores afirmaron que mantener al líder de la Farc en una casa del episcopado significaba la imposibilidad de su extradición por encontrarse en un edificio del Vaticano.

Una afirmación que rápidamente desmintió la Cancillería al afirmar que la única sede que representa un territorio extranjero es la embajada y, en este caso, es la cancillería del Vaticano o la Nunciatura Apostólica, donde durmió el Papa en su visita al país.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO