SIC sanciona a Tecnoquímicas por hacer trampa con multas

18 de septiembre del 2018

La empresa deberá pagar $25.780 millones

SIC sanciona a Tecnoquímicas por hacer trampa con multas

25.780 millones de pesos deberá pagar Termoquímicas a la Superintendencia de Industria y Comercio por haber pagado, con sus propios recursos, multas que le correspondían a altos ejecutivos de la empresa involucrados en ‘el cartel de los pañales’, así lo anunció el superintendente Pablo Felipe Robledo. Esta sería la primera vez que una compañía ya sancionada, es multada nuevamente, al tratar de hacer trampa en el pago de sus responsabilidades.

En el 2016, la SIC sancionó a Tecnoquímicas y la puso a pagar más de $68.000 millones. En ese entonces, la entidad demostró que la empresa se asoció con Kimberly y Familia, entre 2001 y 2012, para fijar en el mercado los precios de los pañales, impidiendo la libre competencia.

Por ese mismo suceso también fueron sancionados altos funcionarios de esta compañía ya que, como personas naturales, fueron quienes convinieron estos pactos. Sin embargo, la SIC encontró evidencias de que la misma compañía fue la que terminó pagando sus multas,“burlandose del poder sancionatorio del Estado”, señaló Robledo.

Cuando llegó la primera sanción, fueron multadas seis personas. A cada una le correspondía pagar valores diferentes según su grado de involucramiento en el caso. De esas seis personas solo de una (Francisco Barberi) no se encontró evidencia para involucrarlo en esta investigación.

Las sospechas de la Superintendencia iniciaron cuando se dieron cuenta de que las deudas restantes se habían pagado el mismo día, a la misma hora y en la misma sucursal bancaria. El ente regulador entró a investigar y notó que los recursos habían provenido de una sola cuenta bancaria; indagaron por ella y se enteraron de que todos habían pedido un crédito y se habían comprometido a hacer pagos cada seis meses.

La irregularidad llegó cuando comprobaron que los recursos con los que habían pagado esta deuda al banco procedía un beneficio llamado “202-bonificaciones ocasionales”, un bono especial que la empresa le había pagado justo a los involucrados en el caso.

Estos ingresos no eran proporcionales al salario ni a la antigüedad ni al cargo de los empleados; pero sí eran suficientes, para que todos alcanzaran a pagar su multa.

El superintendente contó que tienen elementos para demostrar que estas bonificaciones no eran comunes en la empresa. Por ejemplo, ese mismo año solo dos personas más habían recibido este beneficio, pero las cifras eran irrisorias comparadas con las que recibieron los comprometidos en el escándalo.

Tanto la empresa como estas cinco personas naturales fueron multadas nuevamente. En total deberán pagar 26.769 millones de pesos repartidos así: la empresa tendrá que pagar $ 25.780.986.000; Ernesto Trujillo, $312.496.800; María del Pilar Correa, $ 234.372.600; Luis Felipe Puerto, $ 78.124.200; Vanessa Hatty, $ 50.780.730 y Diego Humberto Quijano, $ 312.496.800.

Robledo le recordó a los endeudados la “gentil advertencia de que esas multas deben pagarse con recursos propios de los investigados”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO