Unicef: EE. UU. no puede separar niños de sus familias

20 de junio del 2018

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) criticó la separación forzada de familias inmigrantes que llegan de manera irregular a la frontera sur de EE. UU., dispuesta por el presidente Donald Trump. La directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore expresó en un comunicado: “Los niños, sin importar de dónde vienen ni cuál […]

EE. UU.

Foto: Captura de pantalla

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) criticó la separación forzada de familias inmigrantes que llegan de manera irregular a la frontera sur de EE. UU., dispuesta por el presidente Donald Trump.

La directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore expresó en un comunicado: “Los niños, sin importar de dónde vienen ni cuál es su estatus migratorio, son niños en primer lugar (…) tienen derecho a estar protegidos, acceder a servicios esenciales y estar con sus familias, como todos los niños”.

El Gobierno del país americano decidió procesar en tribunales federales a los inmigrantes que cruzan la frontera de modo irregular, aun si simplemente son solicitantes de asilo, y por tanto separan a los adultos de los niños, que son colocados en centros de internamiento temporal en la frontera.

Unicef advirtió que tanto la separación como la detención de estas familias son experiencias traumáticas y además exponen a los niños más vulnerables a la explotación, el abuso y al estrés tóxico.

“Las historias de niños, algunos de ellos simplemente bebés, separados de sus padres mientras buscan seguridad en Estados Unidos son desgarradoras (…) Esas prácticas no benefician a nadie, y menos a los niños, que son los que más sufren sus efectos. Su bienestar es prioritario”, advirtió Fore.

Según datos de la cancillería mexicana de los 1.995 casos de separación de menores de sus padres y familiares confirmados en albergues por el Departamento de Seguridad Interior de EE.UU., desde abril pasado, “menos del uno por ciento de los casos son de nacionalidad mexicana”, y el resto provienen de Honduras, Guatemala y El Salvador.

“Durante décadas, el Gobierno de Estados Unidos y sus ciudadanos nos han apoyado para ayudar a los niños refugiados, solicitantes de asilo y migrantes afectados por las crisis en todo el mundo (…) espero que el interés superior de los niños refugiados y migrantes sea prioritario en la aplicación de los procedimientos y leyes de asilo de Estados Unidos”, sugirió Fore.

En un comunicado publicado el lunes la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México, la Defensoría del Pueblo de Colombia, la Defensoría del Pueblo de Ecuador, la Procuraduría de Derechos Humanos de Guatemala y el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos de Honduras solicitaron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que otorgue medidas cautelares para prevenir que niñas, niños y adolescentes migrantes sean separados de sus familias en la frontera sur de EE. UU..

Además, los organismos defensores de DDHH pidieron a la CIDH que requiera a EE. UU. las medidas necesarias para proteger “los derechos a la familia, la integridad personal y la libertad personal, en relación con los derechos de la niñez, de niñas, niños y adolescentes migrantes, y se abstenga de separarlos de sus familias”.

El pasado 6 de abril, el fiscal general Jeff Sessions anunció una política migratoria de tolerancia cero.

De acuerdo a esta política, los adultos deben ser detenidos por los oficiales de las patrullas fronterizas y puestos a disposición de la justicia federal y los niños derivados al Departamento de Salud y Servicios Humanos para ser enviados luego a sus países de origen.

Con información de Sputnik

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO