Minas antipersonales siguen cobrando vidas

Minas antipersonales siguen cobrando vidas

14 de junio del 2019

A pesar de los programas de limpieza de minas antipersona que iniciaron tras el Acuerdo de Paz entre el Estado colombiano y la ahora desmovilizada guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) estos artefactos siguen causando muertes.

En esta oportunidad fue un soldado profesional quien quedó en medio de un campo minado y, lamentablemente, perdió la vida.

El hecho ocurrió en la vereda Nueva Esperanza, una zona rural ubicada en el municipio de Puerto Asís (Putumayo).

El Ejército de Colombia confirmó que el fallecido fue identificado como Jefry Villamil Florián. El uniformado estaba adscrito al batallón de Artillería 27, de la Sexta División del Ejército.

Junto a Villamil. el soldado José Meza Orozco también resultó afectado por la explosión presentada en el campo minado.

Este fue trasladado a un centro de atención médica de emergencia y su estado de salud es satisfactorio, luego de recibir atención por parte de los especialistas.

Según el Ejército Nacional, el trabajo de los uniformados en la zona estaba realizando labores en contra del narcotráfico, pues el sector es ampliamente utilizado para la siembra y tráfico de cultivos ilícitos.

Las versiones oficiales indican que en el lugar de la explosión el control ilegal está en manos de grupos residuales.

En noviembre de 2018 el alto comisionado para la paz, Miguel Ceballos, contó que entre 2012 y 2016 se presentó una gran reducción en el número de víctimas de minas antipersonas.

La cartera que lleva el registró,  reportó que en ese periodo el número de víctimas civiles bajó de 295 a 37, mientras que para miembros de la Fuerza Pública, las cifras fueron de 294 contra 52.

No obstante, el positivismo por estas cifras disminuyó cuando el comisionado afirmó que los casos estaban incrementándose nuevamente.

Según el programa Desconta-mina Colombia, 90 personas han sido víctimas de estos artefactos explosivos en lo que va de 2019.

Esta institución registra un historial de 11.753 afectados. El año más crítico, aseguran, fue 2006 con 1.228 casos.

Le puede interesar: El partido que los soldados le ganaron a la guerra

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO