El presidente de Somalia declara estado de guerra

Foto: Shutterstock

El presidente de Somalia declara estado de guerra

7 de abril del 2017

El presidente somalí, Mohamed Abdullahi Farmaajo, declaró el estado de guerra en la república, con el fin de derrocar al grupo Al Shabab, un grupo afiliado a Al Qaeda.

“No vamos a esperar que los elementos violentos detonen nuestro pueblo, debemos atacar y liberar zonas en las que están estacionados”, dijo el dirigente Abdullahi, ya que “Al Shabab tiene cerca de 5.000 combatientes, pero nosotros somos más de 12 millones de personas”.

“El presidente Farmaajo declara el estado de guerra e insta a los somalíes a colaborar con las Fuerzas Armadas en la lucha contra el terrorismo”, informó la cuenta de Twitter del mandatario.

La cadena local de radio y televisión Shabelle Media Network comunicó que el presidente dio a los extremistas 60 días de amnistía para que se rindan.

Además, Abdullahi llamó a los jóvenes para que abandonen las armas y se reincorporen a la vida civil:”Hacemos un llamamiento a los jóvenes entre Al Shabab a venir a nosotros, vamos a darles cobijo y educación (…) Vamos a tener buen cuidado de ellos si se unen a nosotros”.

El medio informa además que de cara a la nueva ofensiva contra los terroristas el líder somalí reemplazó al jefe de las Fuerzas de Defensa del país, así como al jefe de la Agencia Nacional de Inteligencia y al jefe de la policía.

Mohamed Abdullahi Farmaajo, que ocupa el cargo desde el 16 de febrero de este año, había anunciado como su prioridad erradicar el grupo terrorista Al Shaabab (Movimiento de los Jóvenes Muyahidines, que mantiene estrechos vínculos con la red terrorista Al Qaeda, proscrita en Rusia).

Los líderes de la organización extremista, a su vez, prometieron continuar luchando contra el nuevo Gobierno.

Sin embargo, pocas horas después del anuncio, se realizó un atentado en Golweyn, un pueblo a 110 km de Mogasdiscio, la capital somalí controlada por Al Shabab. El atentado se realizó contra un minibus que transportaba a 32 personas; al pareer la cifra de muertos llega a 17 personas, entre las que se encuentran cinco menores.

Además, Somalia se enfrenta a una de las mayores sequías de los últimos años, un brote de colera y es un país en riesgo de hambruna, según la ONU, junto con Sudán del Sur, Yemen y el nordeste de Nigeria. La ONU ha alertado que en caso de no poder frenar la situación, el país africano sufrirá una nueva hambruna en la segunda mitad de 2017, como la ocurrida en 2011, cuando murieron unas 250.000 personas.

Con información de Sputnik Noticias.