Tawakkul Karman: los corruptos deben sentir la presión del pueblo

6 de octubre del 2017

La ganadora del Premio Nobel de Paz en 2011, contó cuáles son la claves para derrotar la corrupción.

Tawakkul Karman: los corruptos deben sentir la presión del pueblo

En el marco del One Young World, la ganadora del Premio Nobel de Paz en 2011, la yemení Tawakkul Karman, relató ante miles de jóvenes provenientes de 194 países su experiencia como líder política, defensora de los derechos humanos y periodista en los escándalos de corrupción que han sacudido a este país ubicado en oriente medio, zona que en los últimos años ha sido fuertemente golpeada por el conflicto armado.

Para la Nobel de Paz, la causa principal de todos los conflictos en el mundo es la corrupción. Este flagelo tiene a millones de niños del planeta muriéndose de hambre, sin agua potable y en condiciones de vida bastante precarias. Es un fenómeno que permea a todas las sociedades, por lo que controlarlo es una tarea compleja que necesita de la ayuda de todos, en especial de las instituciones.

“Vamos a luchar por un mundo libre de corrupción, es muy importante que los estados tengan una buena legislación que evite este flagelo y en la que se garantice la rendición de cuentas por parte de los corruptos”, afirmó Tawakkul Karman, premio Nobel de Paz en 2011 por su lucha en pro de defender los derechos de las mujeres en África.

Karman además habló del papel que deben asumir las instituciones a la hora de crear leyes que garanticen transparencia y su posterior cumplimiento por parte de todos los actores involucrados.

“Si nosotros queremos derrotar a la corrupción necesitamos leyes fuertes, instituciones fuertes que su bastión sea combatir la corrupción. Señalando a los corruptos a tal punto de que se vean obligados a rendir cuentas y pedir perdón a la ciudadanía por sus acciones y por generar tanto daño”, aseguró la líder yemení.

¿Cómo combatir la corrupción?

Esta es la gran pregunta que se hacen los ciudadanos de diferentes partes del mundo que ven cómo las riquezas se concentran en unos pocos, que ven cómo sus derechos fundamentales día a día son vulnerados. Muchos afirman que la corrupción llegará a su fin cuando cada uno tome conciencia de las consecuencias de sus actos, pero para Karman hay que ir mucho más allá y se necesita de la colaboración de todos los actores de la sociedad.

Las personas deben denunciar cualquier acto de corrupción por más pequeño que sea, las instituciones públicas y privadas deben estar integradas por personas transparentes. Desde ellas se deben promover leyes más fuertes que sean de obligatorio cumplimiento y para esto se requiere que las comunidades tengan un libre acceso a la información.

“Necesitamos que las personas denuncien, que abramos los ojos, que los funcionarios públicos nos tengan miedo, que sientan la presión del pueblo, ellos deben estar bajo observación, y dispuestos a ser encarados cuando cometan un error. Es fundamental para combatir la corrupción que las personas tengan acceso a la información, los asuntos públicos son temas del pueblo, esto requiere que los medios sean libres e independientes, que informen y denuncien de verdad, alejados de los monopolios y el Estado”, señaló la defensora de los derechos humanos.

Por último, Karman invitó a la comunidad internacional a crear un gran bloque anticorrupción que garantice que todo aquel que se vea involucrado en este tipo de actos, recibirá duras sanciones en su país o en cualquier otro al que quiera ir, esto con el fin de que su comportamiento no quede en la impunidad.

Adicionalmente, convocó a la empresa privada a que tenga en cuenta a los jóvenes y se alíen con ellos, después de todo son el futuro del planeta.

Por: Andrés Romero Cuesta

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO