Critican nueva flota de TransMilenio por diésel

6 de noviembre del 2018

Ni un solo bus eléctrico se encuentra hasta el momento entre los 1.400 articulados que conformarán la nueva flota de TransMilenio. Esa situación ha generado una oposición al contrato que se adjudicó el pasado 2 de noviembre desde la administración distrital. Según María Consuelo Araújo, gerente de la empresa TransMilenio, la razón es que las propuestas […]

Nuevos buses TransMilenio

Shutterstock

Ni un solo bus eléctrico se encuentra hasta el momento entre los 1.400 articulados que conformarán la nueva flota de TransMilenio. Esa situación ha generado una oposición al contrato que se adjudicó el pasado 2 de noviembre desde la administración distrital.


Según María Consuelo Araújo, gerente de la empresa TransMilenio, la razón es que las propuestas a gas y diésel ganaron el concurso a la única propuesta de buses eléctricos que participó. “Hay una propuesta tecnológica y una propuesta económica, pero fue en la económica que el componente de gas venció la propuesta de la tecnología eléctrica”, afirmó la funcionaria y agregó que a esa propuesta se le habían aumentado en 400 puntos las opciones.

De esta adjudicación resultó que tres patios, de los cinco asignados hasta el momento, son de tecnología Euro VI, es decir a gas; los dos restantes responden a Euro V con filtro, es decir diésel. Por tanto, 461 articulados y biarticulados serán a gas, el 41% de la nueva flota, y 674 serán a diésel, lo que corresponde a la mayoría de la flota con un 59%. Volvo y Scania son las marcas de los vehículos que renovarán el transporte capitalino.

Aunque según Araújo, esta licitación permitió ahorrarle al distrito más de 50 mil millones de pesos y renovar el 70% de una flota que estaba sobreusada por más de 7 años, algunos sectores ambientalistas y de oposición han criticado el tipo de buses contratado.

La concejal de Bogotá del Partido Verde, María Fernanda Rojas, lamentó que no se haya contratado tecnologías limpias y que se haya adquirido buses con tecnologías Euro V: “La verdad es que en otros países ya no pueden vender esos buses y aquí en Bogotá vamos a recibir 700 de ellos que no tienen mercado en otras partes del mundo, lo que demuestra entonces que el diésel sigue siendo el rey en el mercado del transporte urbano de la ciudad”.

Ese estándar europeo corresponde a acuerdos para disminuir las emisiones de material particulado de la combustión, exigiendo cada vez estándares más altos de limpieza. Aunque Europa ya bordea el Euro VII, que empezará en 2020 y se prevee como el final del uso de diésel, Colombia continúa usando tecnologías como Euro V.

La gerente de TransMilenio explica a este respecto que, “la entidad que fija el nivel de emisiones en el país es el Ministerio de Ambiente, el nivel que se fijó fue Euro IV y el piso de la licitación (de buses TransMilenio) es EuroV; recordemos que los convenios internacionales están hablando de reducir el nivel de emisiones de manera gradual hasta 2030 y de los buses que adquirimos para estrenar una nueva flota algunos tienen vida útil hasta 2028 y otros hasta 2029”.

Rojas criticó esa tecnología porque según ella, Ecopetrol anunció en varios comunicados que estaba en capacidad de suministrar un combustible con el cual los buses Euro VI podrían operar correctamente. “El alcalde Peñalosa insistió en poner el estándar Euro V como la norma mínima”, agregó.

Aunque ningún bus hasta el momento es de tecnología eléctrica, Consuelo Araújo respondió que eso solo se podrá determinar cuando se adjudique la renovación del sexto patio, el de las Américas, al cual le corresponden 260 buses más. Ese contrato será entregado este año a finales del mes de diciembre.

Con esta flota, agregó Araújo, las emisiones de TransMilenio, que ahora representan el 1.8%, se reducirán a 0.3%. Eso, según la funcionaria, logrará el cumplimiento de las metas de reducción de emisiones CO2 y material particulado.

Según el anuncio de la empresa operadora, la mayoría de la flota será biarticulada a partir de la puesta en funcionamiento de los nuevos buses. Eso significará el reajuste de al menos 47 estaciones que no tienen la capacidad para recibir tres vagones. “La experiencia de la ciudad con estas ampliaciones es que suelen demorarse al menos 20 meses, con lo cual ni siquiera las nueve de las 47 estaciones que están en proceso lograrán estar listaS para el momento en que llegue la totalidad de los buses biarticulados”, criticó Rojas.

Araújo respondió que ya se tiene pensado iniciar los procesos de ampliación de las estaciones, para que no se interrumpa el servicio de los usuarios.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO