Testigo estrella se despacha en contra de Sepúlveda

21 de mayo del 2014

Rafael Revert tildó al hacker de “cocainómano, rumbero y tacaño”, entre otras.

Testigo estrella se despacha en contra de Sepúlveda

El testigo estrella de la fiscalía, en el caso del supuesto hacker Andrés Sepúlveda y su relación con la campaña de Óscar Iván Zuluaga, se despachó contra su antiguo exjefe (Sepúlveda), en una prolongada declaración ante las autoridades y lo tachó de mentiroso, cocainómano, rumbero y tacaño.

“Andrés era una persona muy mentirosa, o sea, contaba mucho humo. Tanto como que él viajo a negociar con el guerrillero no lo sé. Si viajó, fue a pegarse una fiesta y regresó hecho mierda con 20 kilos de perico encima. Pero sí trajo al guerrillero”, sostuvo el hacker español, reveló El Espectador.

Además, Revert dijo que Sepúlveda lo había amenazado en varias ocasiones, algunas en tono de broma. Según el español, el cuestionado hacker le dijo que si revelaba algo de la información que sabía, le amputaría las extremindades dejándolo como una “tortuguita”.

“Andrés era una persona muy mentirosa, o sea, contaba mucho humo. Tanto como que él viajo a negociar con el guerrillero no lo sé. Si viajó, fue a pegarse una fiesta y regresó hecho mierda con 20 kilos de perico encima. Pero sí trajo al guerrillero”, señaló Rafael Revert en relación con el episodio de un supuesto guerrillero desmovilizado.

La supuesta adicción del ‘hacker’ a las drogas y su preferencias por las rumbas fueron algunos de los temas que el español mencionó en su declaración ante el ente investigador.

“Llegaba en muchas de las fiestas, en el apartamento de la 66 con 7, llegaba a las 12 de la tarde, totalmente hecho mierda para dormir, en algunas ocasiones yo le acompañé a las fiestas y era trago, mujeres, drogas, incluso se la metía con las llaves del apartamento propio. Si hacen así van a ver que dentro de las llaves hay restos de droga porque se los metía por la nariz. Y era básicamente ese su estilo de vida, a gastarse todo el dinero que sacaba por otros lados”, narró Revert

Además Revert aseveró que era un tacaño y pagaba mal a sus empleados. “Se hacía como el güevón para pagar y pagaba muy mal a la gente, menos a los otros que éramos los que manejábamos la otra parte de la oficina”.

“Aparte era una persona que prometía mucho a la gente y no cumplía. Era muy, de puño cerrado que se le llama, que te cuesta mucho sacar la plata” y que le quedó debiendo “$11 millones y no le fui a reclamar, porque automáticamente recibía algún tipo de amenaza o algo, entonces preferí callarme”, dijo el español, reveló El Espectador.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO