Toda una calle en el municipio de Bello cedió por el invierno

9 de mayo del 2017

Cuatro viviendas resultaron afectadas por la emergencia.

Toda una calle en el municipio de Bello cedió por el invierno

Foto: Alcaldía de Bello

Los habitantes del barrio Pérez, en el municipio de Bello, al norte del Valle de Aburrá, se levantaron este lunes, literalmente, sin calle. Un gran hueco la reemplazó debido a las fuertes lluvias que se han presentado en Antioquia durante esta temporada de lluvias.

En la madrugada, contaron los vecinos, sintieron como una especie de temblor y, al salir de sus casas, notaron que el agua había hecho ceder la tierra y crear el agujero.

De acuerdo con la Oficina Asesora de Gestión del Riesgo de esta localidad, la situación se presentó en la carrera 56 con la calle 49.

“Contratistas de Empresas Públicas de Medellín adelantaban obras de adecuación en las redes de alcantarillado de este sector y, debido al alto flujo de aguas en las tuberías, se debilitó el terreno y esto causó el derrumbe de las brechas afectando de forma directa a cuatro viviendas, la red de gas y los postes de redes eléctricas, pero sin afectaciones a personas o enseres”, explicó la entidad.

Un habitante del sector narró a un medio local los momentos de angustia: “sentimos que empezó como a temblar y cuando salimos a las calles, nos encontramos con grietas más grandes y más grandes, hasta que se vino abajo todo. Eso fue impresionante porque pensamos que las casas también se iban a derrumbar”, dijo Alberto Samboní.

En el municipio, las lluvias de las últimas horas también causaron emergencias en vereda Hato Viejo.

La Alcaldía de Bello, afirmó que se hizo presente en el lugar de la emergencia para evaluar las afectaciones y los daños en las viviendas, ofreciendo atención integral a las personas.

También explicó que las cuatro viviendas que no presentan daños estructurales pero que fueron afectadas por la inestabilidad en el terreno aledaño, debieron ser desalojadas de forma preventiva mientras se continúan con los trabajos de adecuación y limpieza de las tuberías que se represaron por las aguas lluvias.

Un Jardín del ICBF que funciona en la zona suspendió sus labores mientras se atiende la emergencia por parte de Bomberos Bello, la Oficina de Gestión del Riesgo y la firma contratista Inciviles S.A., empresa que  atenderá a las personas afectadas mientras se realiza un monitoreo completo de la zona.

De otra parte, en la Vereda Hato Viejo, una vivienda que se encuentra construida en un sector de alto riesgo produjo el taponamiento y desvío de las aguas de un caño que conduce aguas lluvias y alcantarillado lo cual produjo la inundación de tres viviendas que se afectaron con la pérdida de enseres.

De acuerdo con Margarita Moncada, directora encargada del Dapard, las lluvias en la región continuarán durante mayo y, a la fecha, dejan 20 muertos y 15.146 personas afectadas especialmente por deslizamientos e inundaciones.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO