Tokio está listo para grandes inundaciones

Foto: Shutterstock

Tokio está listo para grandes inundaciones

14 de octubre del 2017

Bajo la premisa de proteger a la metrópolis más poblada del mundo de las inundaciones, Tokio tiene unas cavernosas cisternas subterráneas que podrían albergar la Estatua de la Libertad. Esto está vinculado a túneles que desvían el agua hacia este sitio para prever cualquier inundación a causa del cambio climático.

Las obras, terminadas en 2006, tuvieron un costo de 2.000.000.000 de dólares y según Kuniharu Abe, director del centro subterráneo, el país  ” hasta ahora ha tenido éxito con la infraestructura”.

Y es que a lo largo de Japón, las mediciones de precipitaciones de más de 50 milímetros por hora han aumentado en un 30% en las últimas tres décadas, según cálculos de la Agencia Meteorológica Japonesa. La frecuencia de precipitaciones por arriba de 76 milímetros por hora ha escalado en un 70%.

Esta agencia le atribuye el aumento de las lluvias a la problemática mundial del cambio climático, aseverando que como Japón es uno de los países más húmedos del planeta, debe estar preparado para este tipo de situaciones.

Otro de los factores para una posible inundación es el aumento del nivel del mar en la zona, generando posibles olas causadas por tormentas. Aunque por el momento muchas franjas territoriales de la capital japonesa se encuentran bajo el nivel del mar gracias a la protección de diques que aunque generan tranquilidad, ya se están poniendo viejos y van perdiendo vida útil.

La megaobra realizada no será suficiente si no se trabaja en la educación pública sobre habilidades de supervivencia ante desastres, como conocer los mapas de riesgo por inundación local, aseveró el profesor de prevención de desastres de la Universidad de Tokio, Toshitaka Katada.

Según un estudio sobre riesgos realizado en Japón en 2014, las precipitaciones extremas, junto con el potencial de sufrir tsunamis y terremotos destructores, hacen de Tokio y de la vecina ciudad porteña de Yokohama la zona metropolitana más riesgosa del mundo.