Tragedia por explosión de una planta química en Alemania

Tragedia por explosión de una planta química en Alemania

17 de octubre del 2016

Una fuerte explosión se presentó en la sede central del gigante BASF en Ludwigshafen al oeste de Alemania, una de las mayores plantas químicas del mundo. Los hechos ocurrieron este lunes.

Lea aquí: Los ocho disparos que acabaron con una familia en el sur de Barranquilla.

“Dos personas murieron, seis resultaron gravemente heridas (…) y dos personas siguen desaparecidas”, indicó BASF en su cuenta de Twitter.

Los sucesos tuvieron lugar a las 11:20, hora alemana, en uno de los conductos por donde la planta se abastece de gas licuado. La empresa asegura que no han detectado ningún contaminante ni en el agua ni en la atmósfera que pueda afectar a los ciudadanos.  “Durante unos trabajos en unas tuberías se produjo una explosión que resultó en un incendio”, explicó la empresa.

Las autoridades en Ludwigshafen solicitaron a los habitantes de la zona “permanecer en espacios abiertos y mantener las puertas y ventanas cerradas”, ya que varias  personas han alertado casos de asfixiamiento a raíz de la deflagración. A pesar de ello, la organización aseguró que la explosión  “no representa peligro” alguno para la población local.

Además: La triste historia de amor que se selló con 46 puñaladas

Peter Friedrich, portavoz de los bomberos, indicó que esperan poder apagar el incendio “durante la noche”, afirmó además, que han solicitado ayuda de otros cuerpos de emergencia.

La explosión se produjo a las 4:20 de la mañana hora colombiana.

Las llamas se elevaron por encima de los depósitos de la planta, en medio de un grupo de tuberías y de chimeneas, según lo reportaron periodistas de la AFP, también se formaron gigantescas columnas de humo negro.

La propia empresa reconoció no saber aún los productos químicos que provocaron la explosión.

Entre los heridos, uno es leve y los otros seis se encuentran en estado grave y permanecen hospitalizados.

Uwe Liebelt, responsable de la planta de BASF en Ludwigshafen, aseguró en rueda de prensa que “los daños económicos sufridos son hoy irrelevantes” y aclaró que el “gran problema” son las víctimas de la explosión.