Transmilenio convirtió a Bogotá en “insegura y desagradable”

Transmilenio convirtió a Bogotá en “insegura y desagradable”

12 de Abril del 2016

Las obras realizadas para la construcción del sistema de Transmilenio han provocado el deterioro de algunas zonas de Bogotá. Así lo reveló un estudio realizado por Natalia Díaz, experta de la Universidad Nacional quien recorrió las troncales y las calles por donde circula el sistema.

El estudio fue realizado con el fin de reconocer las propiedades abandonadas, las fachadas deterioradas y los espacios afectados que quedaron después de las obras.

Luego del recorrido por la carrera décima, la avenida El Dorado, la Caracas y la NQS, se determinó que en la ciudad hay  “64 fachadas inactivas, 43 espacios vacíos y 52 inmuebles abandonados”.

La agencia de noticia de la Universidad Nacional aseguró que estos “espacios son el resultado de las demoliciones y muchas edificaciones fueron abandonadas, porque el paso de este medio de transporte afectó el comercio de la zona”.

De la mano con el estudio, Díaz realizó una encuesta con el objetivo de conocer la percepción de los bogotanos frente a los espacios más afectados por el transmilenio, el resultado fue que generan un  85% de sensación negativa, la experta concluye que son espacios inseguros y desagradables.

El informe resalta además, que son lugares que opacan lo bueno Bogotá, “estos lugares, además de empobrecer el paisaje urbano, son percibidos por las personas como zonas de inseguridad que empobrecen el aspecto de la ciudad”.

La carrera décima y la avenida Caracas son los lugares que son percibidos con mayor desagrado por los ciudadanos, según los encuestados. Estos sitios “tienen altos niveles de suciedad, ausencia de espacios verdes, gran presencia de habitantes de calle y casas deshabitadas”, agrega el informe.

Por otro lado, la avenida NQS y la Avenida ElDorado, son las que menos quejas presentan, ya que tienen más espacios verdes y limpios.

“Para evitar estos espacios abandonados se podría haber generado en paralelo un proyecto de renovación. Si bien esto no es problema del IDU, una articulación de todas las entidades permitiría la ejecución de proyectos conjuntos para que todo el espacio se renovará al tiempo”, concluyó Natalia Díaz.