Tribunal Supremo venezolano declara en desacato al Parlamento

12 de enero del 2016

Por posesionar a tres diputados opositores que habían sido suspendidos.

Tribunal Supremo venezolano declara en desacato al Parlamento

El Tribunal Supremo de Justicia venezolano declaró en “desacato” al nuevo Parlamento y ordenó la retirada de los tres diputados opositores que juraron el pasado miércoles, a pesar de que pesaba sobre ellos una sentencia del máximo tribunal que les suspendía cautelarmente de sus cargos.

El órgano judicial ordenó a la junta directiva de la Asamblea Nacional “dejar sin efecto la referida juramentación y en consecuencia proceda con la desincorporación inmediata de los ciudadanos Nirma Guarulla, Julio Haron Ygarza y Romel Guzamana”, según una sentencia publicada que declara procedente el “desacato”.

Esta sentencia declara además “nulos absolutamente” todos los actos de la Asamblea Nacional que “se hayan dictado o se dictaren, mientras se mantenga la incorporación de los ciudadanos” sujetos a la medida cautelar que les impedía tomar juramento.

La fracción parlamentaria chavista pidió el pasado siete de enero al Tribunal Supremo que declare la nulidad de cualquier decisión que tome la Asamblea mientras en la misma continúen los tres diputados del estado Amazonas suspendidos cautelarmente.

En las elecciones del pasado seis de diciembre la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) consiguió 112 puestos en el Parlamento, incluidos los tres que el Tribunal Supremo ordenó “desincorporar”, lo que le dio a la oposición venezolana por primera vez en tres quinquenios la mayoría calificada de dos tercios de la Asamblea Nacional.

Pese a haber firmado dos acuerdos en los que se comprometía a aceptar los resultados electorales, el chavismo alegó fraude en el proceso de votación y presentó un recurso de impugnación contra tres legisladores opositores, que fueron suspendidos cautelarmente de sus cargos.

La oposición, sin embargo, se opuso a aceptar la sentencia y juramentó a los tres opositores un día después de tomar el control del Parlamento.

El primer vicepresidente del Parlamento, Enrique Márquez, indicó el pasado ocho de enero que la decisión del Tribunal de suspender cautelarmente la investidura de tres de sus diputados no se podía acatar, pues iba contra la voluntad popular y contra la Constitución.

El grupo opositor mayoritario que se constituyó el martes pasado, denunció que el Gobierno trata de impedir las actuaciones de la nueva Asamblea que, según los resultados electorales del pasado seis de diciembre, quedó conformada por 112 diputados de la MUD y 55 del chavismo. Con información de la agencia de noticias EFE.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO