Trump no logra acuerdo para revocar el Obamacare

Foto: Wikimedia

Trump no logra acuerdo para revocar el Obamacare

23 de marzo del 2017

Para este jueves estaban previstas las votaciones para decidir el futuro de la reforma de salud al Obamacare en el Congreso de Estados Unidos, una de las propuestas más importantes de la campaña presidencial de Donald Trump. Sin embargo, el liderazgo republicano en la Cámara de Representantes decidió posponer la votación.

Esta decisión se da luego de que la reunión entre el presidente de EE.UU y Freedom Caucus, un grupo del ala más radical republicana, terminara sin ningún acuerdo, lo que implicaría el fracaso de la reforma en la Cámara.

El encuentro de este jueves suscitó una gran incertidumbre  debido a que la aprobación de la propuesta de Trump no estaba asegurada. Aunque los republicanos tienen una mayoría en la Cámara, casi 30 representantes amenazaron con votar en contra de la medida por considerarla insuficiente. Asimismo, se previó que los Demócratas votarían unánimemente en contra de la ley.

“Sin esto (sin el triunfo en esta votación), Trump no puede implementar las políticas de estímulo fiscal para el crecimiento que los mercados han cotizado desde su elección. Las dudas sobre el resultado favorable de la votación son la razón de la reciente oscilación del mercado”, explican los analistas de Accendo Markets.

Hasta este jueves y horas antes de la votación, miembros del partido republicano estuvieron negociando cambios en la propuesta para tratar de garantizar su aprobación, sin conseguir el resultado esperado

Nancy Pelosi, líder de la minoría en la Cámara de Representantes, afirmó que Donald Trump se equivocó al llevar la propuesta a votación antes de que estuviera lista y que hubiese un acuerdo dentro del partido

“Uno no plantea un proyecto de ley sólo para ser rencoroso en el aniversario de la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio. Uno construye el consenso … no la monstruosidad más corta y más rápida que puede traer al piso de la Cámara”, declaró.

El resultado dependía de unos cuantos votos. Algunos senadores estiman que el fracaso de la votación permitirá que se realicé una verdadera votación, como es el caso de Rand Paul: “Cuando hoy o mañana cuenten los votos y retiren el proyecto porque se den cuenta de que no podrá ser aprobado, entonces comenzará la auténtica negociación”.

Esta votación representa una prueba importante para la administración de Trump: luego de que la justicia suspendiera dos veces su decreto migratorio y de varias semanas reuniéndose con parlamentarios, el presidente debe mostrar resultados concretos y su capacidad para llegar a acuerdos.

Mientras los republicanos han declarado que el reemplazo del plan de salud, que han denominado popularmente como ‘Trumpcare’, es perfecto para sustituir el plan actual; los opositores lo han criticado porque, según ellos, causaría que millones de personas pierdan sus seguros y detiene el desarrollo del Medicaid (programa para los menos favorecidos).

Incluso, muchos republicanos han rechazado el nuevo plan por considerarlo un “Obamacare light”, dado que mantendría descuentos en los impuestos para ayudara pagar el seguro de enfermedad de los estadounidenses

De igual manera, el presidente declaró que los congresistas rebeldes perderían sus escaños si votaban en contra de la ley. Por su parte, Barack Obama advirtió que cualquier cambio en la legislación podría afectar a millones de estadounidenses.

Trumpcare podría sin salud a 14 millones de personas

Según el informe publicado por la CBO, el nuevo plan de salud impulsado por los republicanos haría que hasta 14 millones de estadounidenses perdieran su seguro médico tan solo para 2018, y 24 millones para 2026.

El calculo fue realizado por la CBO, un organismo no partidista con reconocimiento general. El informe realiza un análisis del costo del proyecto presentado ante la Cámara de Representantes la semana pasada.

Esta propuesta, que pretende acabar con el Obamacare, detiene el desarrollo del Medicaid (programa para los menos favorecidos), elimina la obligación de contratar seguro médico y termina con el mecanismo que permitió ampliar la red asistencial a 20 millones de asegurados. A cambio, el nuevo plan permite las deducciones fiscales según la edad.

Según los datos estimados, para 2018, cinco millones de personas se quedarían sin cobertura en el programa Medicaid, en adición a los 14 millones ya mencionados. Para 2026, el número de personas que se se favorecerían por el programa se reduciría en 14 millones, más los 24 millones ya mencionados. En total, para el año 2026, 52 millones de estadounidenses se quedarían sin seguro médico.

En comparación, con el Obamacare, para el mismo año 28 millones de personas se encontrarían en la misma situación.

”Las reducciones en la cobertura de seguro entre 2018 y 2026 provendrían en gran parte de los cambios en la inscripción a Medicaid, porque algunos estados frenarían su expansión y algunos estados que la hubieran ampliado en el futuro elegirían no hacerlo”, agrega el CBO.

Ante la retirada de las penalizaciones para quien no contrate un seguro y el aumento de precios en las pólizas, es probable que los usuarios abandonen el programa.

Sin embargo, la propuesta sí lograría reducir el déficit en 337.000 millones de dólares en diez años (en 2016, el déficit alcanzó los 587.000 millones); sin embargo, esto implicaría que aumenta el número de personas desprotegidos y dificulta la entrada de nuevos beneficiarios.