United se disculpa por la muerte ‘accidental’ de un perrito en vuelo

14 de marzo del 2018

Al momento de sacar la pequeña jaula, el perro estaba muerto.

United se disculpa por la muerte ‘accidental’ de un perrito en vuelo

Un cachorro de 10 meses de la raza bulldog francés, llamado Kokito, que iba con sus amos en un vuelo de tres horas en la aerolínea United Airlines murió durante el vuelo 1284, que iba de Houston a Nueva York. La dueña del perro iba con dos niños, una niña de 11 años y un bebé de meses.

Una de las azafatas obligó a la pasajera a meter en el compartimento del equipaje de mano, el kennel con el perro adentro. Por más que la señora explicó varias veces que allí llevaba al perro, la azafata insistió y argumentaba que era por seguridad, porque podía ser peligroso que alguien tropezara en caso de emergencia. Y la convenció de poner al perrito como si fuera otra maleta.

Arrastrado a la fuerza: United Airlines saca a un pasajero de un vuelo con sobrecupo

El perro lloró y ladró hasta el momento del despegue del vuelo, cuando hizo silencio. La mujer, que iba con dos niños pequeños, no dijo nada más.

Al momento de sacar la pequeña jaula, el perro estaba muerto, en Nueva York.

Uno de los pasajeros del vuelo 1284 de United Airlines describió lo que pasó en un post de Facebook junto a unas duras fotografías del animal: “Estuvo amontonado dentro del compartimiento superior sin aire ni agua (…). Al abrir el kennel no hubo respuesta cuando la familia lo llamó por su nombre. Sostuve al bebé mientras la madre intentaba resucitar al animal. Lloré con ellos y mi corazón se rompió cuando me di cuenta de que se había ido”, relata June Lara.

El post de Facebook termina con una contundente queja: “A United Airlines no le importa la seguridad de sus viajeros peludos. Esta familia pagó 125 dólares para que su mascota fuera asesinada frente a ellos. No hay excusa para el dolor que están sufriendo”.

United Airlines pidió disculpas por el incidente y devolvió el dinero completo de los pasajes de la familia, incluido el del perrito.

La azafata incumplió con la normativa de la empresa, porque los animales que van debidamente en su kennel que debe cumplir con medidas y pesos específicos, deben ir debajo del asiento delantero del pasajero. Ponerlos en el compartimiento superior contradice las normas de los vuelos.

La azafata tomó la decisión equivocada de forma personal, pero la compañía asume la plena responsabilidad.

No es la primera vez que United Airlines tiene problemas con el transporte de animales. El año pasado un conejo gigante falleció en la bodega de uno de sus aviones, provocando una demanda que le dio la vuelta al mundo. Trascendió que en 2017 murieron en sus vuelos 18 animales y 13 reclutaron heridos, según estadísticas del Departamento de Transporte.

Enviaron a un perro a Japón por error

Solo un día después de que un perro falleciera durante un vuelo que iba de Houston a Nueva York, por ser obligado a ir en el compartimiento de las maletas de mano, United Airlines envió por error a un perro que iba para Kansas City, a Japón.

La pasajera dueña del perro, Kara Swindle, y sus dos hijos, volaron desde Oregon hacia Kansas City, en el estado de Misuri, en un vuelo de United el martes por la noche. Cuando llegaron al área de carga de la aerolínea a recoger a Irgo, el pastor alemán de 10 años, la mascota de la familia, les entregaron un gran danés.

Swindle, de Wichita, Kansas, fue informada de que su perro había sido enviado en un vuelo a Japón, en lugar del gran danés, que era quien debía ir en ese vuelo.

Oficiales de vuelo de la aerolínea en Japón pusieron a Irgo de vuelta a Kansas City. No quedó claro cuándo llegará el perro.

Otros incidentes

Esta no es la primera vez que la aerolínea United Airlines está involucrada en una situación controversial. Ya hace algunos meses, unos videos tomados por otros pasajeros que se hicieron rápidamente virales, mostraban cómo literalmente habían arrastrado a un pasajero que se negaba a salir del avión.

El pasajero, que resultó ser un médico y que tenía una cita importante -que a propósito del incidente perdió- había comprado con anticipación su pasaje, pero United, que había sobrevendido el vuelo, necesitaba el espacio para llevar personal de la cabina y por eso escogió al azar un puesto cuando nadie se ofreció de voluntario.

La situación se salió de control cuando el pasajero se negó y la seguridad del vuelo lo sacó a la fuerza de su puesto. El señor recibió golpes y tenía sangre en la cara y tuvo que ser atendido en un hospital.

Las redes sociales y las reacciones negativas del público no se hicieron esperar, al punto de que el director ejecutivo de la compañía, Óscar Muñoz, tuvo que dar declaraciones: “Este es un terrible incidente para todos nosotros aquí en United. Me disculpo por tener que reacomodar a estos tres clientes. Nuestro equipo se está moviendo en un sentido de urgencia para trabajar con las autoridades y llevar a cabo nuestra propia revisión detallada de lo que sucedió.También estamos contactando a este pasajero para hablar directamente con él y abordar y resolver esta situación”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO