Vaca sería sacrificada por cruzar frontera de la UE

2 de junio del 2018

Debido a las fuertes políticas, la vaca embarazada que cruzó la frontera de la Unión Europea debe ser sacrificada.

Vaca

Hace unos cuantos días la noticia de la vaca búlgara que cruzó la frontera de la Unión Europea, llegando a Serbia, se volvió viral en redes sociales alrededor del mundo. Ahora se sabe, según autoridades, que la vaca debe ser sacrificada debido a las fuertes políticas de la región.

La vaca se llama Penka y debido a que en unas tres semanas dará a luz, abandonó el ganado, cerca al pueblo de Kopilovtsi, en Bulgaria, y terminó cruzando una frontera de la Unión Europea, terminando en Serbia, un país que no pertenece a la comunidad política del Antiguo Continente.

Por fortuna, la vaca Penka fue regresada a su dueño, Ivan Haralampiev, y según veterinarios serbios, el cuadrúpedo está en perfecto estado de salud. Lastimosamente, según una agencia internacional de medios, oficiales búlgaros dicen que el bovino debe ser sacrificado debido a las reglas estrictas de la Unión Europea.

Lyubomir Lyubomirov, un experto veterinario, comentó, “No nos corresponde decidir, solo estamos implementando las reglas que vienen desde Bruselas”.

Según un diario británico, John Flack, un político europeo, escribió al primer ministro de Bulgaria, Boyko Borísov, y al presidente de la Unión Europea, Antonio Tajani, con el fin de resaltar la situación de Penka. Él dice, “Seguramente en este caso el pragmatismo debe prevalecer por encima de la lectura estricta de las reglas”.

Vale tener en cuenta que la Comisión Europea tiene unos lineamientos que dicen que las vacas deben ser presentadas en puntos de control fronterizos con documentos que verifiquen la salud del animal.

Exactamente, dice, “La certificación debe acompañar a los animales que se dirigen a la Unión Europea y cuando se presenten, deben hacerlo en un Puesto de Inspección Fronterizo autorizado”.

Una petición de change.org fue iniciada para llamar la atención del Parlamento Europea y así se pueda hacer una excepción en el caso de la vaca búlgara. “Creemos que el caso de Penka refleja la falta de compasión en la burocracia de la Unión Europea para la gente del común, como lo es el dueño de Penka, que está muy perturbado” dice la petición. Hasta ahora, 3.801 personas la han firmado.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO