Mas de 1.000 mineros invadieron finca en busca de oro

18 de febrero del 2019

Su dueño cuenta lo que vivió en esos días.

Mas de 1.000 mineros invadieron finca en busca de oro

El lunes de la semana anterior, hace justamente una semana, Mario Agudelo salió rumbo del municipio Remedios (Nordeste de Antioquia) a Medellín, para asistir a una cita médica. Durante su estancia en la capital antioqueña, recibió una llamada del encargado de la finca, quien le informó que su terreno estaba llenándose de mineros, pues había corrido el rumor en el municipio de que había una veta de oro allí. Según cálculos de las autoridades alrededor de 1.200 personas hicieron presencia en la finca Cambambolo, sector Alto de los Muertos, en busca del metal precioso.

Durante cuatro días centenas de mineros artesanales instalaron carpas y empezaron a hacer excavaciones. Hoy, cuando la mayoría de estos trabajadores ya se han retirado del lugar, se alcanzan a contar unas 38 trincheras de más de 15 metros de profundidad.

Mario llegó a su finca el sábado en la mañana y encontró su finca en un caos indescriptible. A pesar de que las autoridades habían hecho presencia e intentaban establecer el orden en esa propiedad nada podían hacer con la cantidad de mineros artesanales que entraban a la fuerza. Según le contaron al propietario,  la Policía llegaba a sacarlos, pero minutos después regresaban muchos más de los que habían salido. La situación llegó al punto en el que autoridades locales buscaron recibir apoyo del Esmad en Medellín, pero estos les comunicaron que no era posible, pues necesitaban tener disponible personal en la ciudad ya que se desarrollaba allí el Tour Colombia 2.1.

Según le contó Mario Agudelo a Kienyke.com la finca “ha sido minera hace 40 años o más; y ha sido muy trabajada de eso. Esta es una zona que ha sido de oro siempre, sino que se había quedado quieta y no habían habido escándalos hasta ahora que apareció esto”. A pesar de eso, no piensa hacer exploraciones sino que la está arreglando para tener ganado y la quiere como finca porque allí “se amaña”.

Cuando el dueño de la finca mira ahora lo que era el terreno que estaba arreglando lo ve irreconocible. Esta versión la confirmó el secretario de Minas y Medio Ambiente del municipio, Wilman Augusto Cañas, quien fue al terreno e hizo una evaluación de los daños. El funcionario, a su turno, en entrevista con Kienyke.com dijo que el terreno quedó totalmente destruído “la mina que estaban sacando ya perdió los valores y ya hay mucho personal que se está retirando (…) ya viene es la recuperación de este suelo con pastos y eliminar estas trincheras que hay de aproximadamente 15 o 20 metros de profundidad. Ya quedó sino el desorden, basuras y ranchos de plástico, de polisombra”.

“Ya ahora es desolación… esto se está quedando solo. Habrá un 5 % de la gente que había, si acaso”, cuenta Mario y dice que espera que la situación no se vuelva a presentar, aunque no puede estar del todo seguro. “Uno se va y esa finca es grande, entonces en un lado o en otro el uno o el otro escarba, ese encontró, ya hizo la bulla entonces otra vez”, comenta recuperando un poco el aliento.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO