Víctimas de Operación Orión piden que haya acuerdo de paz

Víctimas de Operación Orión piden que haya acuerdo de paz

17 de octubre del 2016

La Comuna 13 de Medellín, uno de los lugares urbanos más violentos de la historia reciente de Colombia, hace 14 años fue intervenido en el marco de la Operación Orión, un operativo militar en el que participaron más de 1.000 hombres de la fuerza pública, pero en que también se presume hicieron parte casi 3.000 paramilitares, según Corpades, hoy a través de varias organizaciones piden que haya acuerdo de paz con las Farc, entendiendo que solo así la violencia se podrá erradicar del país.

Por tal motivo,  Luz Elena Galeano, integrante Mujeres Caminado por la Verdad, un grupo que reúne a 143 madres, hijas, esposas y hermanas, que buscan a familiares que fueron víctimas de desaparición forzada en la Comuna 13, aseguró durante un evento realizado que “uno no puede ser victimario y después pretender ser vocero de las víctimas”.

Lea también: Pepe Mujica habló sobre las falencias del proceso de paz

Además, Adriana Arboleda, directora de la Corporación Jurídica Libertad, pidió que el acuerdo firmado en La Habana se implemente inmediatamente, pero solicitó que no incluir el expresidente Álvaro Uribe, porque según ella, sólo favorece a victimarios y no se piensa en las víctimas.

“Las reformas que propone tienden a tres cosas: que no se devuelva tierra a las víctimas, que haya cárcel para la guerrilla pero impunidad para los militares, y frenar la participación política. Esto no lo podemos permitir”, anotó la representante de las víctimas.

Le puede interesar: Álvaro Uribe divide a la prensa de Estados Unidos

Arboleda pidió que “todos los actores deben reconocer su responsabilidad en los crímenes y el Acuerdo establece una jurisdicción especial para la paz que favorece eso, que favorece la verdad y el reconocimiento de responsabilidades, no puede ser una negociación donde se siga desconociendo la criminalidad estatal, donde se siga desconociendo a las víctimas de los crímenes de Estado”.

Finalmente, Luis Fernando Quijano, presidente de la ong Corpades y analista del conflicto urbano, fue claro al decir que la Operación Orión fue un operativo militar que incluyó la participación de más de 1.000 hombres de la fuerza pública y, casi 3.000 paramilitares, “quienes de manera conjunta entraron a sangre y fuego indiscriminado para tomarse la comuna. Torturas, asesinatos de pobladores inocentes y desaparición forzada de sus habitantes fueron las prácticas sistemáticas de las que se valió el Estado, en cabeza del presidente Álvaro Uribe Vélez, y con ello se inauguró la que sería su política de Seguridad Democrática, que no fue otra cosa que falsos operativos y el asesinato de civiles que luego fueron presentados como subversivos muertos en combate para sumar positivos a las fuerzas oficiales”.