Nuevos videos muestran lo qué ocurrió “realmente” en plantón contra el padre Chucho

Nuevos videos muestran lo qué ocurrió “realmente” en plantón contra el padre Chucho

22 de octubre del 2015

Mientras los feligreses que asisten a las misas campales que el padre Jesús Hernán Orjuela, más conocido como el padre ‘Chucho’, aseguran que fue un grupo de ateos irrumpieron con violencia en el acto religioso que se realiza en el barrio Castilla de Bogotá, la comunidad atea asegura que llegaron al lugar pacíficamente para pedirle al  sacerdote que deje de hacer misas en un parque vecinal. El grupo ademas denuncia que “Orjuela cobra el alquiler de las sillas en el parque, algo que es ilegal y hasta delito”.

Lea también: Los abusos del padre “Chucho”

El grupo, que se identifica como Bogotá Atea, publicó en YouTube los videos que muestran otra versión de lo sucedido.  Se observa, entre otras cosas, que en realidad fueron los feligreses los que atacaron a los a los manifestantes que sostenían los carteles.

También le puede interesar: Padre Chucho, el milagroso

Ahora, el grupo señala que  “el padre Chucho incitó una turba de feligreses que para que le dieran amor cristiano a los manifestantes pacíficos, que entonces recibieron patadas, puños —a uno de los manifestantes le reventaron el labio—, destrucción de las pancartas y hasta ¡destrucción de las cámaras!”.

Padre Chucho Superstar

Estos son los videos:

En su comunicado, Bogotá Atea indica que los fanáticos del Padre Chucho “no destruyeron todas las cámaras” y tienen una serie de imágenes en las que “queda demostrando la agresividad católica”.

Al respecto, el padre Chucho aseguró que los jóvenes que protestaban pertenecen a una especia de secta conocida como ‘Los testigos de Goku’, cosa que fue desmentida por Ferney Rodríguez, vocero de la organización Razón y Laicismo, quien dijo a Blu Radio,  que los manifestantes no hacen parte de ninguna secta y que la razón por la que estaban en las afueras de la iglesia tiene que ver con el uso desmedido del espacio público.

El comunicado de de Bogotá Atea señala que “para esta ocasión un grupo de activistas se manifestaron bajo el lema “Parques para jugar, Iglesias para rezar” en el parque Castilla. No obstante, el padre Chucho pidió a los manifestantes retirarse y los acusó de marihuaneros y de querer recuperar el parque para la marihuana. Esto, entre otras declaraciones conllevo a que la feligresía se fuera a atacar a los manifestantes de manera física, y arrebatando celulares y cámaras de vídeo en las que se registraban los hechos. El sacerdote nunca los invitó al orden o a permitir el desarrollo de la manifestación.

La Policía Nacional apareció y recibió quejas que los manifestantes eran blasfemos y procedió en últimas a retener a los protestantes y a ninguno de los creyentes agresores. Se deja constancia que en derechos de petición del 15 de octubre se le informó a la alcaldía y a la Policía local de la realización del plantón para que lo custodiarán desde el inicio. Cosa que no ocurrió.

Las ONG involucradas en este caso continuarán con la exigencia de que el Estado de derecho sea respetado por todos los ciudadanos, incluyendo a los sacerdotes y la Diocesis de Fontibón”.

En medio de lo ocurrido dos personas resultaron heridas y posteriormente remitidas a centros asistenciales, por los enfrentamientos entre los feligreses y las personas que se encontraban protestando. Si no es por la reacción de la policía, el saldo de heridos pudo haber sido mayor.