“Yo no acusé a Casey. Yo le pregunté”: Cabal

22 de mayo del 2019

El pasado 18 de mayo The New York Times publicó un artículo sobre presuntos falsos positivos.

Maria Fernanda Cabal desmiente acusación de Leahy - kienyke.com

Luego de la publicación del artículo “Las órdenes de letalidad del ejército colombiano ponen en riesgo a los civiles, según oficiales” del The New York Times, el pasado 18 de mayo, se especuló que el trino de la senadora María Fernanda Cabal, motivó la salida del periodista Nicholas Casey hacia Estados Unidos.

Escuche las noticias más importantes del día:

La senadora del Centro Democrático aclaró en entrevista a Kienyke.com que ella no realizó una acusación, sino una consulta.

La explicación de la senadora se produce un día después de que el senador estadounidense Patrick Leahy publicara en su Twitter un reclamo a que demuestre que lo que dijo es cierto, este es el texto del tuit de congresista: “Si Cabal no demuestra sus acusaciones, el gobierno debería salir a “denunciarla en público.”

María Fernanda Cabal repondió para defenderse, tras haber generado una polémica en medios colombianos y estadounidenses.

—¿Qué tiene que decir sobre las pruebas que le solicitó el senador Leahy, frente a los señalamientos que le hizo al periodista Nicholas Casey de recibir pagos de las Farc para publicar el reportaje en el New York Times?

—Al senador Leahy, lo que yo tengo que responder es que yo no acusé, yo pregunté al periodista. Porque la información de la columna es absolutamente tendenciosa y la obligación de los periodistas y de los medios de información es precisamente la veracidad en la información que tuvieron.

El senador habla de que hay que defender la libertad de prensa. Por supuesto, pero de una prensa que se gane la respetabilidad de la opinión pública por su veracidad. Ahí entra en conflicto mi derecho a la libertad de expresión. que es un derecho constitucional en Colombia y en Estados Unidos.

Yo tengo derecho a objetar, a criticar un artículo y una posición de un periodista que actúa más como activista que como periodista.

Lea más: Dura réplica al NYT de Cancillería y MinDefensa

Senadora, Ud. asegura que pronto va a salir a la luz la verdad. ¿A qué verdad se refiere?

—Si ustedes hicieran una revisión cronológica de los hechos, van a ver que hay otros periodistas y trinos que hablan de unos oficiales del ejército que fueron a visitar a José Miguel Vivanco (director de la División de las Américas de Human Rights Watc) y yo sé que él tiene línea directa con el periodista Casey, como con otros.

A mí lo que me parece grave es que se diga en otras comunicaciones, que están en redes, que hay unos oficiales que fueron en enero a mostrar la directiva de Nicacio Martínez como si fuera una operación criminal.

“No le dio miedo irse a meter donde las FARC, donde tienen fusiles AK-47, donde tienen todo tipo de armas y le da miedo un trino”. María Fernanda Cabal

Eso es inaudito. Siempre hay directivas operacionales, no necesariamente significa que sean instrucciones para asesinar campesinos. Si usted es dueño de una empresa de seguridad, tiene que dar unas líneas y contar unos resultados. Si tiene un herido, un oficial herido o si hay un ladrón, si hay algo… (saber) ¿qué pasó? como resultado de esas operaciones.

Pero, interpretar que lo que dijo Nicacio inmediatamente era activar falsos positivos, claramente, tenía una visión de desfigurar la realidad y de aprovechar la coyuntura política, del debate contra el ministro que se había aplazado, que a mi criterio, mi hipótesis, es para generarle un escándalo mayor, y de paso sacar al general Nicacio, jefe del Ejército.

Lea más: HRW: Nueve generales implicados en “falsos positivos”

Entonces, si uno analiza, y es mi inquietud y lo voy a escribir este fin de semana, es si utilizaron a Vivanco y su proximidad, porque a él le fascina cuestionar y destruir al ejército de aquí y de otras partes, también.

Si lo utilizaron y a la vez utilizó el medio de Casey con un matiz humanitario, pero que en el fondo, lo que encubre son intereses politiqueros dentro de la Fuerza Pública.

Eso es lo que creo que va salir porque me lo están anticipando algunos periodistas, que parecen que tienen más información de esa visita. Por eso te lo traje a colación.

—Entonces, lo que usted considera es que la publicación del periodista estadounidense responde a temas políticos dentro de las Fuerzas Militares.

—Ellos terminan sirviéndole a un interés que ellos de pronto no conocen, que es el interés de los conflictos internos, que eso es un tema jerárquico, como el sistema militar. Pero, se presta para ese servicio porque tiene una clara intencionalidad de obviamente poner en jaque este gobierno de Iván Duque, a su ministro de defensa y al Comandante General del Ejército.

—¿Cuál sería entonces la intencionalidad del artículo del NYT?

—A mí me parece que todos esos son actos donde ellos se victimizan para que no les hagan cuestionamientos.

No le dio miedo irse a meter donde las FARC, donde tienen fusiles AK-47, donde tienen todo tipo de armas y le da miedo un trino. Yo a él simplemente le pregunté, porque para mí hay una clara intencionalidad política.

Esto no está despojado de intereses distintos a esos, se disfraza en un interés humanitario e inmediatamente vienen detonantes.

Pero en el fondo a mi me parece que él juega más. Y no sólo lo ha hecho aquí. Lo ha hecho en Guatemala. Tengo toda la información de todo lo que él ha hecho con su activismo en Guatemala. Entonces, me parece que eso no es una labor de un periodista que sea veraz.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO