A los 85 años, Jane Goodall aún predica

24 de septiembre del 2019

Hemos sido muy arrogantes al pensar que somos tan diferentes.

A los 85 años, Jane Goodall aún predica

Jane Goodall pasa sus días hablando con cualquiera que quiera escuchar. Con niños, ejecutivos y políticos. Su mensaje siempre es el mismo: los bosques están desapareciendo. Los animales se están quedando callados. Se nos está acabando el tiempo.

Goodall, la célebre primatóloga, estuvo en NY como parte de sus continuos esfuerzos por recaudar fondos para su instituto y sus afiliados. La organización sin fines de lucro recauda dinero para esfuerzos de conservación y de reducción de la pobreza en África.

Goodall, de 85 años, habló de su activismo y de cómo los líderes empresariales y los consumidores pueden marcar una diferencia. Esta entrevista fue condensada y editada para mayor claridad.

 — ¿Cuándo supo que quería que el trabajo con chimpancés fuera la labor de su vida?

— No pensaba en convertirme en científica, porque en aquellos tiempos no había chicas científicas. Y de hecho, tampoco había hombres que vivieran en la naturaleza. Así que mi modelo a seguir fue Tarzán. Mi sueño comenzó cuando compré ese libro. Creceré, iré a África, viviré con animales salvajes y escribiré libros sobre ellos

— Cuando ingresó a este campo, ¿cómo abordó el trabajo?
— No tenía formación académica, así que no tenía una forma de pensar reduccionista. Sólo apliqué el sentido común.

— ¿Trabajar con chimpancés le enseñó algo sobre los humanos?

— Que hemos sido muy arrogantes al pensar que somos tan diferentes. Los chimpancés no sólo se parecen mucho a nosotros en comportamiento, sino también biológicamente, al compartir el 98.6 por ciento del ADN. No somos diferentes al reino animal. Somos parte de él.

— ¿Le resultó natural convertirse en activista?

— No, era muy tímida. Sucedió porque ayudé a organizar una conferencia en 1986. El propósito era averiguar si el comportamiento de los chimpancés podía variar en diferentes entornos.
Pero también tuvimos una sesión sobre conservación. Y en todos estos sitios, los bosques estaban desapareciendo y el número de chimpancés estaba disminuyendo. También tuvimos una sesión sobre cómo se entrena a los chimpancés para el circo, la investigación médica, los laboratorios. Después de ver esa filmación secreta de un laboratorio de investigación médica, no pude dormir. Fui a la conferencia como científica, y salí como activista.

— ¿Qué estrategias efectivas ha encontrado para promover la conservación?

— Cuando fuimos a investigar los problemas de los chimpancés en Gombe, Tanzania, también aprendimos sobre el sufrimiento de la gente —la pobreza, la falta de atención médica y educación.
Así que establecimos microcréditos y rápidamente vimos el efecto en las mujeres. Luego conseguimos dinero para becas que mantuvieran a las niñas en la escuela. Comenzamos a restaurar la fertilidad de las tierras de cultivo sobreutilizadas, y a introducir una mejor educación de salud e información sobre planificación familiar.

— ¿Cuál es su mensaje para los líderes empresariales de hoy?

— Hay un millón de especies en peligro de extinción. Entonces, lo que le digo a la comunidad empresarial es: piensen con lógica. ¿Cómo puede tener sentido, si seguimos como hasta ahora como si no pasara nada, un desarrollo económico ilimitado en un planeta con recursos naturales finitos y una población en aumento?

Pero los consumidores también tienen un gran papel que desempeñar. Si no te gusta cómo los negocios hacen sus negocios, no compres sus productos. ¿Qué compras? ¿Dónde se produjo? ¿Dañó el medio ambiente? ¿Lastimó animales? ¿Fue barato gracias a la mano de obra infantil? Puede costarte un poco más comprar alimentos orgánicos, pero si pagas un poco más, desperdicias menos. Y come menos carne.

O nada de carne. Porque el impacto en el medio ambiente de comer carne en exceso es horrible, por no hablar de la crueldad.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO