Misa de Beyoncé aborda temas de raza y género

8 de noviembre del 2019

Quienes han asistido a la Misa afirman que los dejó con una gran sensación de bienestar.

Misa de Beyoncé aborda temas de raza y género

En abril del 2018, 900 personas acudieron a un servicio religioso vespertino entre semana que típicamente atrae a 50 participantes en la Catedral Grace, en San Francisco. Días después, un video en YouTube del acto se tornó viral, seguido por peticiones de que el evento se repitiera en ciudades desde Los Ángeles hasta Lisboa.

¿El ímpetu para esta oleada de interés? Un fenómeno conocido como la Misa de Beyoncé, un servicio de adoración cristiano inspirado en la vida y la música de Beyoncé Knowles-Carter.

Creada por la Reverenda Yolanda Norton, estudiosa de la Biblia Hebrea y ocupante de la Cátedra H. Eugene Farlough de Estudios Eclesiásticos Afroamericanos en el Seminario Teológico de San Francisco, la Misa de Beyoncé explora cómo los temas de raza y de género impactan las vidas, las voces y los cuerpos de las mujeres afroamericanas.

“La Misa dice a las jovencitas de raza negra: son parte de lo que Dios tenía en mente cuando, durante la creación, dijo, ‘esto es bueno’”, señaló Norton. “Al hacer que las historias y las realidades de las mujeres jóvenes y las chicas de color sean componentes centrales de este arte litúrgico, afirmamos sus realidades en un mundo que es persistente y obstinado en sus intentos por rechazarlas”.

Quienes han asistido a la Misa afirman que los dejó con una gran sensación de bienestar.
La Misa, que incluye a mujeres de raza negra como cantantes, bailarinas y oficiantes, es un servicio religioso completo. Usa la historia y las canciones de Beyoncé para dar un nuevo marco a las narrativas y las luchas de las mujeres negras a través de la lente de los Evangelios cristianos y su mensaje de hospitalidad e inclusión radicales.

“Los artistas afroamericanos siempre han sido centrales a la lucha por la libertad negra, ya sea que hablemos de Nina Simone, Harry Belafonte o Bernice Johnson Reagon, del ensamble a capella Sweet Honey in the Rock”, dijo la Reverenda Kelly Brown Douglas, rectora de la Escuela Episcopal de Teología en el Seminario Teológico Unión, en Nueva York.

Tanto Douglas como Norton ubican la Misa de Beyoncé dentro de la tradición del pensamiento y la práctica mujerista como lo expresó la escritora Alice Walker.

Distinto del feminismo, que históricamente se ha centrado en la experiencia de las mujeres blancas, “el mujerismo privilegia el espacio intelectual e íntimo de las mujeres negras”, dijo Norton. “Tiene que ver con la necesidad de las mujeres negras de participar en comunidades que son más grandes que las suyas para el florecimiento de toda la humanidad”. Beyoncé aún no ha comentado en publico sobre el evento.
Beyoncé es un vehículo ideal, indicó Norton, porque sus mensajes de empoderamiento están arraigados en sus propios triunfos y decepciones.

“Es poderoso y liberador para quienes no somos Beyoncé, el permitirnos sentir las cosas que sentimos, sabiendo que esta persona que parece tenerlo todo ha experimentado algunos de los mismos traumas y problemas que muchas de nosotras”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO