‘Abuelitas’ austriacas lideran protestas contra la derecha

‘Abuelitas’ austriacas lideran protestas contra la derecha

16 de mayo del 2019

Son figuras que no faltan en las protestas contra el Gobierno cada jueves por la noche en la capital de Austria, mujeres de edad avanzada con gorras moradas, rojas y azules tejidas a mano. Les gusta marchar entre los estudiantes que gritan y los antifascistas encapuchados, esperando cruzar la mirada con alguien para intercambiar una sonrisa.

“Son las Abuelitas”, gritó alguien desde una ventana del tercer piso mientras la manifestación recorría el quinto distrito de Viena el mes pasado. “¡Miren! ¡Las Abuelitas!”.

Son las Abuelitas Contra la Derecha, decenas de mujeres de una generación que vio a sus madres padecer las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial y luego ayudaron a crear una democracia en Austria.

Ahora, libres de las cargas de criar una familia y trabajar para mantenerla, están movilizando protestas contra el viraje de Austria a la derecha bajo el Gobierno conservador nacionalista del Canciller Sebastian Kurz.

Incluso tienen la meta de formar una “resistencia” internacional contra la derecha y los extremistas de toda Europa y más allá, declararon las Abuelitas en una reunión en marzo.

“Estamos enojadas por sus políticas”, afirmó Monika Salzer, de 71 años y abuela de tres nietos. Fue ella quien fundó el grupo en Facebook en noviembre del 2017, entre preocupaciones por el retorno de un partido de extrema derecha al Gobierno.

Abuelas que protestan en serio

El año pasado, registró a las Abuelitas como una organización oficial en Austria, y ahora cuenta con 300 integrantes y delegaciones en toda Austria y Alemania, así como miles de seguidores en las redes sociales.

La lista de reclamos de las Abuelitas es larga: el recorte a programas para mujeres; discriminación contra las mujeres, quienes no reciben compensación pensionaria por el tiempo que invirtieron criando a sus hijos; la satanización de los refugiados y las minorías en general, y la falta de empatía generalizada en el discurso político.

“Pretenden destruir todo lo que hemos construido durante los últimos 50 años”, comentó Salzer acerca de la coalición de Kurz de conservadores y el Partido de la Libertad, de extrema derecha.

Democracia como legado para hijos y nietos

Un espíritu de apertura define al grupo que, pese a su nombre, recibe a cualquiera, sin importar su género ni su edad, que apoye su oposición a la discriminación y a la ideología de la extrema derecha. El apartidismo es importante.

“No queremos un escaño en el Parlamento y no queremos convertirnos en Canciller”, señaló Susanne Scholl, de 69 años, excorresponsal de la radiodifusora nacional ORF, quien espera a su primer nieto este año.

“Queremos que existan para nuestros hijos y nietos los principios sociales y democráticos de nuestro país con los que crecimos”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO