Alemanes conviven desnudos como en el ‘paraíso’

6 de septiembre del 2019

Ningún otro país ha desarrollado un movimiento nudista masivo.

Alemanes conviven desnudos como en el ‘paraíso’

La primera vez que Michael Adamski vio desnuda a su suegra, fue incómodo.

Sin embargo, no fue tan incómodo como ver desnudo a su jefe. Adamski, un oficial de Policía en Berlín quien investiga al crimen organizado, empezó a asistir a un campo nudista en un lago en las afueras de Berlín tras conocer a su esposa, cuya familia tenía una cabaña ahí.

Un fin de semana, cuando apenas se había medio acostumbrado a quitarse la ropa frente a sus suegros, se topó con el coronel de más alto rango en su cuartel, quien rápidamente lo retó a un juego de tenis de mesa.

Desde entonces, se tutean.

“Una vez que has jugado ping-pong desnudo con alguien, ya no puedes volver a llamarlo ‘coronel’”, dijo Adamski, mientras se preparaba para participar en un triatlón donde las etapas de natación y carrera a pie de la prueba eran sin ropa.

A los alemanes les encanta desnudarse. Tienen más de 100 años de despojarse de su ropa en público, cuando los primeros nudistas se rebelaron por la suciedad de la industrialización y luego contra la masacre de la Primera Guerra Mundial.

“La cultura del cuerpo libre” -básicamente darse un baño de agua y sol de cuerpo entero, mientras que, de preferencia, también se realiza algún tipo de ejercicio- se convirtió en el grito de batalla de un estilo de vida sano y armonioso y un antídoto a la modernidad destructiva.

El campo de Adamski, fundado en 1921, fue el primer club nudista autorizado a orillas de un lago en el país.

Casi 100 años después, tramos enteros de costas alemanas están designados como playas nudistas.

Hay excursionismo y eventos deportivos nudistas, desde yoga hasta carreras en trineo. Las salas de vapor alemanas son mixtas y “al natural”. La gente también se despoja habitualmente de la ropa en televisión.

“Todo tiene que ver con libertad”, apuntó John C. Kornblum, exembajador de Estados Unidos en Alemania, a quien un alemán desnudo alguna vez le gritó por no quitarse el traje de baño en un jacuzzi. “Los alemanes le temen a la libertad y también la desean profundamente”.

Los nazis trataron de erradicar el nudismo, al igual que los comunistas, brevemente, pero sin éxito.

“A la mayoría de los alemanes le parece totalmente normal estar desnudo en el sauna, ver pechos descubiertos en la playa y niños sin ropa en el chapoteadero”, señaló la catedrática Maren Möhring, una historiadora cultural en la Universidad de Leipzig.

Aunque hay nudistas por todo el mundo, ningún otro país ha desarrollado un movimiento nudista masivo, apuntó Möhring.

Una clave a la actitud relajada de Alemania hacia la desnudez es que desde un principio, el nudismo fue promovido como totalmente asexual, dijo Möhring. El argumento era que los bikinis sexualizan el cuerpo. “El nudismo trata sobre el culto a lo natural”, explicó.

Gert Ramthun, un nudista veterano, de 80 años, contó que empezó a asistir a Prerow, la playa nudista más famosa de Alemania, en los 50. Las fiestas en ese entonces -el código de vestimenta: sólo un collar de conchas, por favor- eran legendarias, recordó. Esas fiestas fueron una razón por la que el régimen comunista prohibió formalmente el nudismo durante dos años, antes de darse por vencido.

“Cuando conoces gente desnuda, deja de importar toda la cuestión del estatus”, dijo Adamski. “Dejas de poner atención a qué tan caro es su traje o de qué marca son sus tenis”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO