Los carros deben ser sustentables para sobrevivir

5 de octubre del 2019

Hasta los autoshows están en riesgo.

Los carros deben ser sustentables para sobrevivir

A los ejecutivos automotrices se les paga para que sean optimistas, pero detrás de la pompa y el arte de vender en el reciente Autoshow Internacional de Frankfurt, uno de los eventos más grandes de la industria automotriz, acechaba una inconfundible sensación de miedo.

Los mercados automotrices europeo y global están en declive. Los fabricantes de autos están apostando sus futuros a vehículos eléctricos cuya comercialización no ha sido probada. Los fabricantes están bajo presión pública y regulatoria debido al papel que juegan los vehículos en el cambio climático. La guerra comercial global ha trastocado las cadenas de suministro.

Hasta los autoshows están en riesgo. Muchos fabricantes redujeron su presencia en Frankfurt este año o simplemente no acudieron al evento. Compañías como Toyota y Fiat Chrysler decidieron que los beneficios no justificaban los millones de euros necesarios para montar una exhibición.
Uno de los mensajes más grandes del show es que la sustentabilidad se ha vuelto un asunto de supervivencia. En medio de protestas de grupos ambientales, los fabricantes automotrices dieron pasos para mostrar que tomaban en serio el cambio.

Volkswagen, que de acuerdo con sus propios cálculos representa más del 1 por ciento de las emisiones de gases de invernadero a nivel mundial, produce su sedán eléctrico ID.3 con energía eólica y solar, y la compañía compensa las posibles emisiones adicionales al financiar un proyecto en las selvas tropicales de Borneo. Ola Källenius, director ejecutivo de Daimler, dijo que las fábricas de Mercedes-Benz de la empresa serán neutrales en carbono el próximo año.

Muchos fabricantes de autos, incluyendo Honda y BMW, también develaron autos impulsados por baterías al alcance del bolsillo en el show. Con incentivos disponibles en Estaos Unidos, Alemania y otros países, el precio final de estos vehículos debería de ser 30 mil euros (33 mil dólares) o menos.

Pero nadie sabe aún si estos vehículos serán lo suficientemente populares para justificar la inversión y permitir que las armadoras alcancen las metas de ahorro en combustible de la Unión Europea que entran en vigor el próximo año. Además, es menos probable que los autos operados con baterías sean rentables para los fabricantes. Deben comprar baterías a proveedores como la coreana LG Chem, la japonesa Panasonic o la china CATL, que se quedarán con una parte de las ganancias.

Aun así, el enfoque principal está en la electrificación. Las baterías para autos eléctricos han progresado rápidamente en la última década. La generación más reciente del Renault Zoe puede viajar 395 kilómetros con una sola carga, más del doble del alcance de la primera generación, que salió a la venta en el 2012.

Thierry Bolloré, director ejecutivo de Renault, dijo que la compañía trabaja en un auto eléctrico de 10 mil euros (12 mil dólares). “Tenemos una estimación clara de que esto es alcanzable”, señaló Bolloré.

Otros están más pesimistas. Es probable que la prevaleciente tecnología de iones de litio llegue a sus límites en cinco años, dijo Markus Schäfer, director de investigación y desarrollo en Daimler. Un mayor progreso dependerá de nuevas tecnologías como las baterías de estado sólido, que aún no están listas para la producción masiva.

“Necesitamos un salto cuántico en la tecnología”, externó Schäfer.

“En cada declive hay una consolidación”, dijo Derek Jenkins, vicepresidente senior de diseño en Lucid, firma californiana que planea empezar a producir un auto eléctrico de lujo a fines del 2020. Lucid, respaldado por inversionistas sauditas, es un ejemplo de las startups que desafían a los fabricantes de autos establecidos.

“Algunas marcas desaparecen”, afirmó Jenkins. “Eso pasará en el próximo ciclo de declive”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO