Videojuegos ayudan con la salud mental

11 de julio del 2019

Pueden ser “una forma más efectiva de recuperarse de estados de ánimo negativos”.

Videojuegos ayudan con la salud mental

En el videojuego Sea of Solitude, una joven llamada Kay sortea una ciudad parcialmente sumergida mientras enfrenta una multitud de seres escamados con ojos rojos.

Al avanzar el juego, Kay se da cuenta de que las criaturas con las que se topa son humanos que se convirtieron en monstruos cuando se volvieron demasiado solitarios. Para salvarse, lucha para superar su propia soledad.

Kay está basada en la directora creativa del juego, Cornelia Geppert, de Jo-Mei Games, un estudio de videojuegos independiente, quien batalló tras un rompimiento amoroso en el 2013. “Sentía que estaba atrapada en una jaula”, dijo Geppert, de 37 años, sobre su experiencia.

Sea of Solitude, que será lanzado este año por Electronic Arts, se cuenta entre un creciente número de videojuegos que abordan temas de salud mental.

El año pasado, un juego llamado Celeste exploraba la depresión y la ansiedad a través de una protagonista que tenía que eludir obstáculos físicos y emocionales. En Hellblade: Senua’s Sacrifice, una joven guerrera celta lidia con psicosis.

Otros juegos en años recientes, incluyendo Night in the Woods y Pry, ahondaban en la autoidentidad, problemas de ira y el trastorno por estrés postraumático. Todos siguieron a Depression Quest, un juego de ficción interactivo del 2013, donde los participantes interpretan a un personaje que vive con depresión.

“La salud mental se está convirtiendo en una narrativa más central en nuestra cultura, con mayores esfuerzos para normalizar los retos de salud mental”, dijo Eve Crevoshay, directora ejecutiva de Take This, un organismo sin fines de lucro que educa a los desarrolladores de videojuegos acerca de cómo retratar la salud mental.

Algunos en la industria dicen que encarnar a un personaje que padece depresión en un videojuego podría dejar una impresión más profunda sobre los retos de la enfermedad.

Los videojuegos pueden ser “una forma más efectiva de recuperarse de estados de ánimo negativos que formas pasivas de medios como la televisión o las películas”, dijo Raffael Boccamazzo, un profesionista de la salud mental en Seattle, quien trabaja con Take This.

Eso fue lo que experimentó Sam Rodríguez, de 26 años. Rodriguez contó que un diagnóstico de trastorno bipolar el año pasado la dejó sintiéndose aislada y perdida.

Sin embargo, dijo sentir una conexión con la protagonista de Night in the Woods, Mae, quien abandona sus estudios universitarios y regresa a su ciudad natal, pero batalla para reconectarse con familiares y amigos. La primera sesión de Rodríguez con el videojuego fue extremadamente emocional, dijo, porque “pude experimentar el mundo a través de la mirada de alguien como yo”.

Señaló que el juego la motiva a ser más honesta con su terapeuta. Se ha convertido en embajadora en un programa de Take This, en el que habla de salud mental en redes sociales y en la plataforma de transmisiones en vivo Twitch.

Algunos creadores ahora están desarrollando videojuegos para promover explícitamente una mejor salud mental. Orpheus Self Care Entertainment, una compañía de arranque, produce juegos de realidad virtual en los que los jugadores practican mindfulness y meditación a través de actividades como la danza.

IThrive Games Foundation, un grupo sin fines de lucro, está trabajando en un juego móvil para adolescentes que padecen de ansiedad.

“Pedirle a alguien que juegue contigo crea una vibra muy diferente que pedirle a alguien que hable de sus problemas”, dijo Kelli Dunlap, directora de investigación sobre salud mental de iThrive.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO