Bancos centrales podrían estar en dificultades

30 de julio del 2019

Economistas de todo el mundo aseguran que los bancos centrales ya no podrán actuar como los únicos salvadores.

Bancos centrales podrían estar en dificultades

Los banqueros centrales tienen un mantra favorito: repara el techo mientras el sol está brillando.

Sin embargo, 10 años después de que la Reserva Federal de Estados Unidos trabajó junto con el Banco Central Europeo y el Banco de Japón con el fin de rescatar a la economía mundial del abismo, su capacidad para evitar la próxima recesión es limitada.

En el 2008, los bancos centrales redujeron las tasas, compraron bonos, extendieron el respaldo del Gobierno a los productos financieros, prestaron dinero a los bancos y, en algunos casos, se coordinaron con las autoridades gubernamentales para asegurarse de que sus paquetes de rescate no fueran contraproducentes. Fue un periodo de experimentación sin precedentes que salvó a economías.

Hoy, las tasas de interés permanecen inferiores a cero en Japón y Europa. En Estados Unidos están bajas de acuerdo con estándares históricos, lo cual deja menos espacio para reducirlas en una recesión.

La mayoría de los bancos centrales sigue teniendo grandes cantidades de bonos y otros valores que compraron para apuntalar sus economías la última vez, lo cual podría dificultar un nuevo frenesí de compras.

La política monetaria también está a la baja en credibilidad. Los principales bancos centrales no logrado cumplir sus metas inflacionarias del 2 por ciento, elevando el riesgo de que los precios caigan de manera peligrosa en el próximo bache. Y aunque las promesas de tasas de interés más bajas durante más tiempo han sido una importante fuente de estímulo en años recientes, esas garantías podrían perder parte de su fuerza.

Los funcionarios de los bancos centrales insisten en que están preparados para actuar si estalla otra recesión. El Banco Central Europeo está preparado para estimular a la eurozona, y la Reserva Federal está dando señales de que podría reducir las tasas de interés en Estados Unidos.

No obstante, economistas de todo el mundo aseguran que los bancos centrales ya no podrán actuar como los únicos salvadores. Esa realidad está en conflicto con las restricciones políticas en Estados Unidos y Europa, donde los legisladores podrían no tener la capacidad, o no estar dispuestos, a desplegar con rapidez paquetes de estímulos.

Christine Lagarde, quien ha sido nominada para suceder a Mario Draghi en la dirección del Banco Central Europeo y actualmente dirige el FMI, ha advertido que es probable que los bancos centrales sean la principal línea de defensa a causa de las limitaciones fiscales.

“La elevada deuda pública y las bajas tasas de interés han dejado a muchos países con un espacio de políticas limitado para maniobrar”, explicó Lagarde. Agregó que las naciones necesitarían usar sus herramientas económicas juntos, con “un alivio monetario decisivo y estímulos fiscales donde sea posible”.

A inicios de 2018 comenzó una expansión internacional coordinada. Pero las guerras comerciales de Estados Unidos, la amenaza de la salida británica de la Unión Europea y una continua desaceleración en China presentan mayores riesgos a la actividad internacional.

Esos factores impulsaron a Draghi a indicar en junio que el banco central estaba planeando revivir medidas de estímulo que había utilizado durante la crisis de deuda de la eurozona.

Mientras que Draghi insistió en que el banco aún tenía “espacio considerable” para comprar bonos como una forma de inyectar dinero a la economía, algunos analistas creen que actuó anticipadamente porque sabe que la capacidad del banco es finita.

Japón es un ejemplo de que la disposición para actuar no garantiza el éxito. Haruhiko Kuroda, el gobernador del Banco de Japón, ha reducido las tasas hasta llevarlas a territorio negativo y comprado deuda gubernamental y acciones en un intento por apuntalar los mercados y avivar la confianza.

A pesar de todo ese esfuerzo, la inflación permanece estancada por debajo del objetivo de Japón.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO