El músico de soul que da el paso a un lado

1 de noviembre del 2019

Su obra se extiende a través del pop del siglo 20 y el siglo 21.

El músico de soul que da el paso a un lado

A unas cuadras de las vistas montañosas bañadas de bruma marina de Venice Beach, Booker T. Jones trabajaba arduamente una tarde de fines de verano. El músico de 74 años estaba sentado detrás de su órgano Hammond B-3 mientras su actual grupo para giras, que incluye a su hijo Ted en el requinto y a Steve Ferrone, baterista de muchos años de Tom Petty, ayudaba a grabar de nueva cuenta los diversos clásicos que dan nombre a cada capítulo de su nuevo libro de memorias.

“Time Is Tight: My Life, Note by Note” (Queda Poco Tiempo: Mi Vida, Nota por Nota), lanzado el 29 de octubre, lleva ese título en honor a uno de los éxitos de Jones como líder y cerebro musical de Booker T. & The M.G.s, pero a pesar de la fama del grupo de soul en los 60 y 70, ésta es la primera vez que el músico entronizado en el Salón de la Fama del Rock ha hablado en su propia voz.

Sus declaraciones creativas han llegado más comúnmente como acompañante: primero como arreglista y músico de estudio para Stax Records durante la época dorada de la disquera, luego como productor, director musical y tecladista para generaciones de músicos estadounidenses.

Su obra se extiende a través del pop del siglo 20 y el siglo 21. Puede escucharlo acompañando a Sam & Dave, The Blind Boys of Alabama, Bob Dylan, Big Daddy Kane y Valerie June.

Sin embargo, hace más o menos una década, Jones se puso a reflexionar. Sus amigos y colaboradores, desde Neil Young hasta Robbie Robertson, habían hallado lectores interesados en la historia de sus vidas, pero Jones, el eterno músico de apoyo, no pensó en términos de la trayectoria de un héroe.

“Simplemente, empecé a escribir estas pequeñas escenas”, dijo. “Pequeños recuerdos de cómo crecí”.
El resultado no sólo enfatiza sus raíces en Memphis, Tennessee, y el papel que jugó Stax en la reinvención del rhythm and blues, sino su segundo acto en Los Ángeles —como productor y músico de estudio que, en su octava década, sigue siendo un gurú del sonido muy socorrido.

“Realmente es extraño escuchar mi voz decir esas palabras”, comentó. “Pero las palabras que uso, la manera en que uso el inglés —al fin hallé mi voz en la página”.

Jones pasó 10 años como arreglista de planta, multiinstrumentalista y director musical para Stax en Memphis, una Ciudad que hace 50 años albergó una generación de blues, gospel y soul que transformó al mundo.

“Tengo muchos años de decir que Booker T. & the M.G.s fue el grupo de rock más grandioso de todos los tiempos”, escribió John Fogerty en sus propias memorias.

Pero el respeto de sus colegas no protegió a The M.G.s del racismo. Como el primer grupo pop interracial en colocarse en las listas de popularidad en esa época, se esperaba que The M.G.s representara una visión de armonía racial.

“Mientras éramos presentados cada vez más como un ejemplo al mundo sobre cómo podría funcionar la integración, se volvió cada vez más una fachada”, reveló Jones.

A fines de los 60, Jones había empezado a ver un tipo diferente de comunidad —más acogedora y solidaria— entre músicos en Los Ángeles. Al trabajar con artistas de distintos géneros y estilos, como Leon Russell, Roger McGuinn, Elton John y The Beach Boys, prosperó.

Jones se ha mantenido activo produciendo, grabando y tocando con músicos más jóvenes. “Empecé en velocidad automática, con curiosidad por la batería y el piano, y es exactamente la misma fuerza que me impulsó en ese entonces, cuando tenía 4 o 5 años, la que me impulsa ahora”, expresó.

Es una ética que captura bien en “Time Is Tight”, un libro que busca alcanzar esa cualidad indescriptible de hacer música.

“Simplemente, es una fuerza que no requiere ningún esfuerzo”, explicó Jones. “No hago ningún esfuerzo para tratar de hacer de la música lo mío, simplemente sucede”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO