Buscan ayuda de EE.UU por lío en Hong Kong

7 de noviembre del 2019

Estados Unidos representa la democracia, y los activistas tienen la esperanza de que tal vez, sólo tal vez, salve a Hong Kong.

Buscan ayuda de EE.UU por lío en Hong Kong

Dependiendo del día, manifestantes en Hong Kong ondean banderas estadounidenses o pósters de reclutamiento del Tío Sam, e incluso se visten como el Capitán América. Estados Unidos representa la democracia, y los activistas tienen la esperanza de que tal vez, sólo tal vez, salve a Hong Kong.

Los manifestantes están presionando a las autoridades de Hong Kong y a sus supervisores, los autoritarios líderes del Partido Comunista de China, en busca de mayores derechos democráticos y estado de derecho en el territorio autónomo. En su opinión, la Administración Trump tal vez podría hacer exigencias a los líderes chinos o a los funcionarios de Hong Kong.

También, señalan, la guerra comercial con China, iniciada por el Presidente Donald J. Trump, se suma a la presión en general sobre el Presidente Xi Jinping. “EU debería continuar disuadiendo a Beijing de que use la fuerza, mantener una vigilancia atenta sobre Hong Kong y hacer que Beijing pague un elevado costo en reputación por restringir los derechos y libertades de los ciudadanos de Hong Kong”, dijo Ryan Hass, ex funcionario del Departamento de Estado.

Sin embargo, añadió, “me preocupa que los manifestantes en Hong Kong corran el riesgo de malinterpretar la solidaridad y apoyo estadounidenses hacia su causa como una expectativa de que EU los protegerá de la mano dura de Beijing”.

Versiones de un proyecto de ley que daría apoyo a los manifestantes avanzan a través del Congreso de EU con respaldo bipartidista. Entre otras cosas, la legislación permitiría que EU imponga sanciones económicas y una prohibición a viajar contra los funcionarios de Hong Kong a los que se considere responsables de abusos a los derechos humanos. Sin embargo, los funcionarios estadounidenses dicen que EU necesita sopesar con cuidado sus acciones.

Un mayor involucramiento de los estadounidenses podría dar a Beijing más munición en su esfuerzo propagandístico por representar al movimiento en pro de la democracia como uno avivado por fuerzas extranjeras, y fomentar la violencia.

Si EU toma mayores acciones o no en materia de Hong Kong depende de Trump. En junio, dijo a Xi en una llamada que no mencionaría a Hong Kong siempre y cuando Washington y Beijing lograran avances en las pláticas comerciales, de acuerdo con un funcionario estadounidense que habló bajo condición de anonimato.

Los funcionarios de la Administración argumentan que el enfoque de Trump da a EU una posición más ventajosa para limitar a Beijing. “Hong Kong es el Hong Kong de China”, dijo una vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de China. “Cualquier intento por interferir en asuntos de Hong Kong fracasará”.

Aún así, muchos manifestantes quieren la intervención estadounidense y se enfocan en la legislación. La amenaza de sanciones de EU, dicen, le daría al movimiento mayor voz con Beijing.

El 14 de octubre, la víspera de que la Cámara de Representantes de EU votara para aprobar el proyecto de ley, manifestantes realizaron un mitin en el Distrito Central. Asistieron decenas de miles de personas, muchas de ellas portando banderas estadounidenses.

“El poder del pueblo de Hong Kong por sí mismo es limitado y necesitamos que otros países, como EU, nos ayuden a contrarrestar a China y conservar el ‘un país, dos sistemas’”, dijo Eric Kwan, de 32 años. “Dudo que el proyecto de ley cambie las cosas de forma definitiva, pero creo que es suficiente para ejercer presión sobre China”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO