Cadillac quiere usar tecnología para volver a ser líder

12 de septiembre del 2019

La marca planea eliminar poco a poco los motores de combustión.

Cadillac quiere usar tecnología para volver a ser líder

Pocas marcas estadounidenses han alcanzado la talla de Cadillac, que alguna vez estuvo estrechamente identificada con la excelencia y el estatus. Y pocas marcas han caído tanto.

Cadillac saltó a la fama hace un siglo, el destino máximo al tiempo que los propietarios de automóviles prosperaban y ascendían de Chevrolet, Oldsmobile y Buick.

Sin embargo, para los años 70 estaba teniendo problemas con calidad y no se mantuvo al ritmo al tiempo que la definición de lujo cambiaba de autos grandes con aletas traseras a sedanes de diseño alemán con alto rendimiento. Cadillac se volvió conocido como una marca de autos del “abuelo”. A nivel mundial ahora se encuentra muy rezagado de Mercedes-Benz, BMW y Audi.

General Motors tiene más de dos décadas de intentar restaurar la posición de Cadillac en la cima del mundo automotriz, con poco éxito sostenido. Sin embargo, la creación de imagen no ha sido respaldada por autos nuevos que llamaran la atención. Y Cadillac perdió un turno, lanzando sedanes al tiempo que los consumidores optaban en masa por vehículos deportivos utilitarios, o SUVs por sus siglas en inglés.

GM se embarcó en el giro de 180 grados más reciente hace un año, cuando nombró a un nuevo presidente de Cadillac: Steve Carlisle, un ingeniero canadiense que ha estado trabajando en GM desde 1982.

Con Carlisle, Cadillac le apuesta a la tecnología. La marca planea eliminar poco a poco los motores de combustión, dijo, y dentro de 6 a 10 años toda la línea será eléctrica. Pero el primer modelo eléctrico, una SUV, no llegará hasta dentro de tres años, y es probable que el mercado esté saturado para entonces.

Otro de los puntos de venta con los que Cadillac está contando: el sistema de asistencia al conductor Super Cruise. Usando radar y cámaras, es capaz de conducir un automóvil en autopistas divididas. Los conductores ni siquiera necesitan mantener las manos en el volante. Mientras miren al frente, nuna cámara infrarroja monitorea los ojos, Super Cruise realiza la conducción, el frenado y la aceleración según sea necesario.

Cadillac también planea agregar vehículos eléctricos para competir con Tesla, un vendedor líder de autos de lujo.

El sistema Super Cruise tiene el potencial de diferenciar a Cadillac de otras marcas de lujo, incluso Tesla. Los sistemas rivales requieren que los conductores mantengan las manos en el volante, lo que casi anula el propósito de que el auto se conduzca por sí solo. Ninguno tiene la cámara infrarroja para garantizar que los conductores mantengan la vista en la carretera.

Pero a pesar de todos los elogios para el Super Cruise, el sistema está disponible sólo en el CT6 de bajas ventas, que podría ser descontinuado pronto. El sistema estará disponible en el CT5 más pequeño el próximo año, pero los vehículos deportivos utilitarios, los modelos más populares de la marca, no lo tendrán hasta dentro de dos años más o menos.

“Es sólo uno de estos desafortunados dilemas de priorización”, declaró Carlisle. “Si hubiéramos pensado en ello un poco antes, lo habríamos tenido más pronto”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO