Chinos furiosos porque les llegó la inflación

18 de junio del 2019

El Presidente Xi Jinping ha señalado que se avecinan tiempos difíciles.

Chinos furiosos porque les llegó la inflación

Normalmente hay mucha actividad en el mercado de hortalizas Xinfandi de Beijing, donde tiendas, restaurantes y compradores compran frutas y verduras a granel.

Pero una tarde reciente, había más vendedores de manzanas durmiendo la siesta que vendiendo. El precio de las manzanas casi se había duplicado, a más de 2 dólares por kilo.

Antes, los trabajadores migrantes podían comprar manzanas, dijo Li Tao, un vendedor de manzanas. “Ahora es demasiado cara”.

Además de lidiar con la desaceleración de la economía y la guerra comercial del Presidente Donald J. Trump, Beijing ahora tiene que preocuparse por el aumento en el precio de los alimentos.

China no parece tener un problema de inflación más amplio. Pero el aumento en los costos de los alimentos se ha convertido en el tema de conversación. Los funcionarios del Gobierno están asegurando al país que los suministros de alimentos son abundantes, al tiempo que toman medidas para estabilizar los precios.

George Magnus, asociado en el Centro China de la Universidad de Oxford, dijo que el aumento en los precios de productos como la carne de puerco, frutas y verduras puede afectar el gasto de los consumidores, un problema potencial para la economía de China.

Diversas fuerzas están llevando al alza en los precios

Más de un millón de cerdos han sido sacrificados para detener la propagación de la peste porcina, aunque parece que continúa. En el caso de las frutas y verduras, las autoridades chinas culpan a las inclemencias del tiempo.

Los expertos también están vigilando la propagación de una plaga llamada cogollero del maíz, que come cultivos de arroz, sorgo y maíz. Ha devastado más de 900 kilómetros cuadrados de cultivos, de acuerdo con los medios oficiales.

Los precios de los alimentos están aumentando en un momento delicado. El Presidente Xi Jinping ha señalado que se avecinan tiempos difíciles a medida que aumentan las tensiones con Estados Unidos. Datos publicados el 31 de mayo sugieren que un incipiente repunte económico está empezando a decaer y que China podría volver a caer en una desaceleración.

Al Gobierno le preocupa desde hace mucho tiempo la inflación. Desempeñó un papel en las enormes protestas públicas en la Plaza de Tiananmen hace 30 años. La fuerte inflación de los años 90 amenazó con descarrilar los esfuerzos por abrir la economía china.

El precio de la carne de puerco subió 14 por ciento en abril en comparación con el año anterior, mientras que los precios de otros alimentos aumentaron 6.1 por ciento, de acuerdo con estadísticas del Gobierno. En mayo, el precio promedio de siete tipos de fruta alcanzó 1.10 dólares por kilo, un máximo en casi 5 años.

Los precios están empezando a extenderse a otros alimentos. Los precios más altos de la carne de puerco han llevado a algunos restaurantes y familias a servir pollo, carne de res o cordero, provocando el aumento del precio de estas carnes.

No está claro si el aumento de precios podría afectar a otros sectores de la economía.

Las percepciones de la inflación podrían hacer que los trabajadores de las empresas paraestatales exijan salarios más altos, dijo Harry Broadman, presidente de la práctica de mercados emergentes del Berkeley Research Group, una firma consultora global de California.

“No es un asunto estrictamente económico”, dijo Broadman. “Es un asunto de economía política”.

En línea, el descontento crece

Una encuesta de Phoenix Finance en la mayor red social de China pidió a la gente que eligiera una explicación para el repentino aumento en los precios de la fruta. Las opciones no incluían un aumento de la inflación general, así que la gente lo añadió en sus comentarios.

“Estas cuatro opciones sólo tratan de suavizar las cosas”, escribió una persona. “Obviamente es la inflación”.

Otros se enfocaron en los nuevos lineamientos de la asociación de nutrición de China, que dijo que las personas deben comer al menos 500 gramos de verduras y 250 gramos de fruta cada día.

“No puedo darme el lujo de comer ahora”, dijo un usuario. “La fruta es tan cara como el oro”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO