Deshielo de glaciales está alterando ecosistemas

19 de agosto del 2019

Cuando los glaciares desaparezcan, varias especies se extinguirán.

Deshielo de glaciales está alterando ecosistemas

Cuando fue construida, a principios de los 1900s, la carretera occidental que conduce al Parque Nacional del Monte Rainier pasaba cerca del pie del Glaciar Nisqually. Los visitantes podían detenerse para comprar un helado en un stand construido entre los peñascos glaciales y observar el hielo con asombro.

El puesto de helados desapareció hace mucho tiempo, al igual que el hielo. El glaciar ahora termina a unos 2 kilómetros más arriba en la montaña. Igual como se están derritiendo en otras partes del mundo, los glaciares también están desapareciendo en América del Norte.

Este deshielo afectará a los ecosistemas y criaturas dentro de ellos, como el salmón que desova en las corrientes de agua de deshielo. A medida que los glaciares se encojan y el agua de deshielo disminuya a la larga, los cambios en la temperatura del agua, contenido de nutrientes y otros factores perturbarán a esas comunidades.

“Muchos de estos ecosistemas han evolucionado con los glaciares durante miles de años o quizás más”, dijo Jon Riedel, geólogo en el Servicio de Parques Nacionales, quien ha establecido programas de monitoreo de glaciares en Rainier.

Entre los investigadores que tratan de entender las perturbaciones se encuentra J. Ryan Bellmore, biólogo en el Servicio Forestal de Estados Unidos en Juneau, Alaska. Él estudia las redes alimenticias de agua dulce, la compleja relación qué-come-qué que muestra, de hecho, cómo se mueve la energía a través de un ecosistema.

Alaska es un lugar ideal para estudiar los efectos del cambio climático en los glaciares, puesto que hay miles de ellos y en general están perdiendo unos 75 mil millones de toneladas de hielo al año.

Un día de finales del otoño pasado, Bellmore y un colega colocaron trampas para peces en el Río Herbert, a unos 15 kilómetros al norte del centro de Juneau. El río serpentea por varios kilómetros desde el glaciar del mismo nombre hasta su desembocadura en la costa. Después de pesar y medir cada pescado, realizaron un lavado gástrico.

Al introducir cuidadosamente la punta de una jeringa de plástico por la garganta de un pez e inyectar agua, Bellmore pudo descargar el contenido del estómago. El alimento fue puesto en bolsas para después inspeccionarlo y catalogarlo. (Los peces fueron regresados al río).

Bellmore quiere comparar lo que los peces comen en el Herbert, que consiste casi en su totalidad de agua de deshielo, con lo que comen en ríos cercanos donde el caudal proviene de otras fuentes. Las temperaturas del agua difieren dependiendo de la fuente, igual que las concentraciones y tipos de nutrientes y la claridad o turbiedad del agua.

Estudiar las redes alimenticias en diferentes tipos de corrientes llevará a una mejor comprensión de lo que sucederá a medida que los glaciares se retraigan y los caudales de agua del deshielo sean reemplazados por otras fuentes de agua.

Las corrientes que son principalmente alimentadas por el agua de deshielo a menudo tienen especies singulares adaptadas a las condiciones frías

“Cuando los glaciares desaparezcan, esas especies se extinguirán”, dijo Alexander M. Milner, profesor en la Universidad de Birmingham, en Inglaterra, quien tiene años de estudiar los cambios provocados por la contracción de los glaciares.

Milner hablaba sobre criaturas pequeñas, como insectos, o microorganismos, como bacterias. Los efectos en especies más grandes, como peces, podrían ser más complejos.

“En esta parte del mundo el salmón es realmente importante para las economías y las culturas”, dijo Jonathan W. Moore, ecologista en la Universidad Simon Fraser en Burnaby, Columbia Británica.

Él ha formado un grupo para estudiar los vínculos entre el salmón y el deshielo. El salmón nace en corrientes de agua dulce, luego se dirige al mar para crecer antes de regresar al agua dulce para desovar y morir. Las temperaturas del agua deben ser la correctas para que se desarrollen, así que a medida que las temperaturas suban, las poblaciones podrían verse afectadas.

Cuando los glaciares se retraen, dejan rocas, grava y sedimento, y arroyos corren alrededor de ellos. Las camas de grava pueden ser lugares ideales para que el salmón ponga sus huevos.

La historia natural del Noroeste del Pacífico y Alaska, y de otras partes del mundo con glaciares, puede ser vista como un caso de perturbación causada por el hielo, lenta o rápidamente. Sucedió durante la última edad de hielo, cuando el movimiento de enormes capas de hielo que cubrían gran parte del planeta cambiaron la forma de la tierra. Y está sucediendo hoy, al tiempo que los glaciares, los remanentes de esas capas de hielo, se retraen.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO