John Steinbeck no se limitó a escribir crónicas del sufrimiento

31 de agosto del 2019

También creo una historia graciosa sobre un chef cuyo compañero de cocina es un gato.

John Steinbeck no se limitó a escribir crónicas del sufrimiento

John Steinbeck es más conocido por sus clásicos arquetípicamente estadounidenses como “Las Uvas de la Ira” y “Al Este del Edén”. Pero uno de sus cuentos, ahora publicado en inglés por primera vez, no trata de viajes arduos ni la capacidad de la humanidad para la crueldad. Es una historia graciosa sobre un chef cuyo compañero de cocina es un gato.

Durante una estancia en París a mediados del siglo 20, Steinbeck escribió una serie de 17 textos cortos para el periódico Le Figaro. Los compuso en inglés y fueron traducidos al francés. Uno de los escritos entregados, una obra ficticia llamada “The Amiable Fleas” (Las Pulgas Afables), está incluido en la nueva edición de The Strand Magazine, una revista literaria trimestral con sede en Michigan.

La revista anteriormente ha descubierto textos de Ernest Hemingway y Raymond Chandler.

En el 2014, publicó otro cuento corto de Steinbeck, uno compuesto para un programa patriótico de la radio durante la Segunda Guerra Mundial y leído en voz alta por Orson Welles en una emisión de 1943. Andrew F. Gulli, director editorial de The Strand, contrató a un investigador para revisar minuciosamente el Centro Harry Ransom, una colección de manuscritos raros en la Universidad de Texas, en Austin.

“Leí este y dije, ‘ay Dios mío’”, comentó Gulli de “The Amiable Fleas”. “Tenía algo de universal con lo gourmet, el gato, el conflicto familiar y la tensión”, añadió.

En la historia, un restaurante ficticio llamado The Amiable Fleas está situado junto al Sena. Es operado por un chef llamado Sr. Amité, quien ha recibido una estrella Michelin y está ansioso por ganarse otra. “Se ofusca muchísimo por todo”, señaló Gulli. “Depende de su gato para probar la comida y hacer un gesto de aprobación o desaprobación con la cabeza. Es un gato muy magnífico llamado Apollo”.

El día en que se prevé que el inspector de Michelin cene allí, hay una serie de contratiempos, y el Sr. Amité pisa la cola de Apollo. El gato se va aparentemente enojado. Con la salida de Apollo, la cena es un desastre. Pero luego hay un giro en la trama, una segunda oportunidad y una revelación sobre un ingrediente secreto.

“The Amiable Fleas” podría parecer una obra ligera para un escritor conocido como un cronista del sufrimiento. Pero la comedia era importante para Steinbeck, indicó Susan Shillinglaw, ex directora del Centro Martha Heasley Cox para Estudios sobre Steinbeck en la Universidad Estatal de San José, en California. “Tenía un gran sentido del humor”, aseveró.

Las novelas de Steinbeck de los años 30, como “De Ratones y Hombres” y “Las Uvas de la Ira”, que recibió el Premio Pulitzer de ficción, siguieron a personas que pasaban apuros alrededor de la época de la Gran Depresión.

Pese a una vida itinerante, el amor de Steinbeck por París era evidente, dijo Shillinglaw.

Cuando escribía para Le Figaro en 1954, añadió, “probablemente era un hombre feliz”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO