La edad para triunfar en el mundo tecnológico es un mito

3 de octubre del 2019

El éxito empresarial depende de ingredientes que parecen mejorar con la edad.

La edad para triunfar en el mundo tecnológico es un mito

Se requirió de un empresario para reconcebir al ordinario termostato doméstico como algo bello.

Ese empresario fue Tony Fadell, quien tuvo esa epifanía del termostato después de estar décadas en la industria tecnológica. Fadell utilizó su experiencia en una nueva compañía, Nest, que inició a la edad de 41 años.

El termostato Nest tenía un diseño elegante e intuitivo, conectividad con smartphones y la capacidad de aprender los hábitos de temperatura de su dueño. En pocos años, Google adquirió Nest en 3.2 mil millones de dólares.

La profunda experiencia de Fadell y su edad relativamente madura cuando inició Nest son típicas de los emprendedores superestrellas. Eso es lo que un equipo de economistas descubrió al analizar compañías de alto crecimiento en Estados Unidos.

El estudio fue publicado en la revista American: Insights. Los investigadores estudiaron startups establecidas entre el 2007 y 2014 y analizaron las que tienen el crecimiento más rápido en empleo y ventas. La edad promedio de los fundadores de esas compañías de arranque era de 45 años.

Hay contraejemplos. Mark Zuckerberg tenía 19 años cuando cofundó Facebook. Bill Gates tenía 19 años cuando cofundó Microsoft. Steve Jobs tenía 21 cuando cofundó Apple. Las historias del origen de esas compañías ayudaron a formar el mito de que la tecnología y la innovación son impulsadas por niños prodigio.

Estudios anteriores mostraban que los propietarios de pequeñas empresas estaban entre sus 30 y 40 años o más. Pero la mayoría de las pequeñas empresas siguen siendo pequeñas: restaurantes, tiendas minoristas y similares.

Los más jóvenes suelen tener una mentalidad arriesgada. Y la capacidad de resolución de problemas, así como la inteligencia fluida, parecen llegar a su punto máximo en la juventud. Pero el éxito empresarial depende de ingredientes que parecen mejorar con la edad.

Fadell comenzó a trabajar en Silicon Valley a principios de los años 90, diseñando productos en General Magic y Philips Electronics. En la década del 2000 se trasladó a Apple, donde ayudó a crear el iPod y desempeñó un papel crucial en el primer iPhone. En el 2010, fundó Nest con Matt Rogers, un joven ingeniero de Apple.

Fadell dijo que después de dejar Apple, diseñó una casa ecológica en Lake Tahoe en California. Dijo que no estaba satisfecho con los toscos termostatos que ofrecía su contratista.
“Los termostatos eran feos y anticuados”, dijo Fadell.

“Había muchas cosas que necesitaba aprender para finalmente poder lograrlo”, agregó.
Comentó que aprendió sobre diseño de productos en General Magic y sobre administrar equipos y financiación en Philips Electronics. En Apple, Jobs le enseñó a diseñar toda la experiencia del cliente.

“Cuando te haces mayor, empiezas a necesitar y a entender otras cosas”, dijo Fadell.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO