El universo musical de los Ma

5 de julio del 2019

Los herederos de la Children’s Orchestra Society en Nueva York.

El universo musical de los Ma

En 1962, Leonard Bernstein, como presidente del Certamen Estadounidense para las Artes, presentó a un chelista de 7 años llamado Yo-Yo Ma.
Yo-Yo, quien había llegado de París un año antes con su familia, estaría acompañado al piano por su hermana de 11 años, Yeou-Cheng Ma, anunció Bernstein.

Lo que Bernstein no mencionó fue que el instrumento principal de Yeou-Cheng era el violín. Al igual que su hermano, era una niña prodigio. A la edad de 10 años, había tocado con la Sinfónica de Denver.

Sin embargo, alrededor de esa época, sin mucha explicación, sus padres pusieron fin a sus clases de violín. No obstante, continuó con el piano, y durante la siguiente década, fue la principal acompañante de Yo-Yo.

Desde entonces parecía que estaba siendo dirigida a un papel de apoyo para su hermano, ahora el chelista más destacado del mundo.

Además, en 1962, Ma, el padre de ambos, fundó la Children’s Orchestra Society en Nueva York.

Cuando fundó la orquesta, Ma esperaba que uno de sus hijos se hiciera cargo algún día. Esa misión terminó recayendo en Yeou-Cheng, quien en 1984 se convirtió en directora ejecutiva de la orquesta aún mientras trabajaba de tiempo completo como pediatra de desarrollo. Su esposo, Michael Dadap, es el director artístico de la orquesta.

Yeou-Cheng Ma nunca consideró encargarse de la orquesta luego de que su padre se retiró en 1977. Todo cambió cuando conoció a Dadap.

“Michael era una músico de giras”, dijo Yeou-Cheng Ma, de 67 años. “Cuando estábamos saliendo, tratando de decidir sobre formar una familia, le pregunté si continuaría haciendo giras. Contestó que realmente le gustaría tener una escuela de música o una orquesta infantil. ¡Él ni siquiera sabía que yo tenía esta organización!”.

Tras un receso, la orquesta reinició con menos de 20 alumnos. Ahora tiene unos 145.

Con los años, Ma ha reducido su agenda como doctora para dedicar más tiempo a la orquesta.

Ser relegada como violinista cuando tenía 11 años fue doloroso y confuso en ese entonces. Pero hoy expresa satisfacción. Cree profundamente en la misión de la Children’s Orchestra Society, que acepta a todos sin importar su talento.

“Eso se remonta al principio que adoptó mi padre, que la música es un idioma”, explicó Ma. “Muy pocos niños no pueden aprender un idioma”.

Ma estima que miles de alumnos han pasado por la Children’s Orchestra Society durante su ejercicio. Recuerda a uno especialmente.

“En ese entonces, era un adolescente enojado, así que no valoraba mucho nuestro programa”, recordó. “Luego se convirtió en misionero. Su mamá se enfermó y lo visitamos, y dijo algo increíble: ‘Michael y Yeou-Cheng no sólo nos enseñaron a amar la música, nos enseñaron a amar’”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO