Cineastas coinciden en mostrar humanos como villanos

28 de agosto del 2019

Ninguna de las recientes producciones retrata una transformación exitosa de la sociedad.

NYT

Los humanos lo arruinaron todo. Se reprodujeron sin control y extinguieron la vida en tierra, mar y aire. Y por lo tanto, la mitad tiene que ser evaporada, o ser atacados por monstruos enormes o vencidos por moradores iracundos de las profundidades contaminadas de los océanos. En su defecto, enfrentan vidas miserables y desesperadas en una Tierra otrora verde y ahora consumida por hielo o sequías.

Es así como muchas cintas recientes de superhéroes y ciencia ficción. como los largometrajes más nuevos de Avengers y Godzilla, así como “Aquaman”, “El Expreso del Miedo”, “Blade Runner 2049”, “Interestelar” y “Mad Max: Furia en el Camino”, han invocado la crisis climática.

Imaginan distopías o futuros posapocalípticos donde el colapso ecológico es inevitable, los ambientalistas son criminales y la conciencia ecológica es la fuerza que impulsa a los villanos.

Sin embargo, estas visiones son derrotistas, afirman los críticos, y un creciente coro de voces está exhortando a la industria del entretenimiento a contar más historias que muestren a los humanos adaptándose y reformándose para repeler las amenazas climáticas.

“Casi ninguna de estas cintas retrata una transformación exitosa de la sociedad”, señaló Michael Svoboda, profesor de redacción en la Universidad George Washington y autor del sitio multimedia Yale Climate Connections.

En “Avengers: Infinity War”, el archienemigo, Thanos, decide evitar el colapso ambiental al reducir la humanidad, junto con todo ser vivo, a la mitad.

En “Godzilla: Rey de los Monstruos”, los terroristas ecológicos liberan bestias depredadoras para frenar la extinción masiva y mantener a raya la población humana. En “Aquaman”, el Rey Orm, líder de un reino submarino, concluye que la única forma de evitar la destrucción terrestre es librar una guerra contra los humanos.

David Leslie Johnson-McGoldrick, uno de los guionistas de “Aquaman”, dijo que usar la contaminación como un motivador hizo que fuera más fácil sentirse identificado con Orm y lo hacía ver menos malvado. “Le dio un matiz”, afirmó.

Svoboda ve a Orm como parte de una tendencia que lleva la crisis climática a un territorio emocionalmente familiar y cómodo. El villano es derrotado y los espectadores sienten alivio, explicó, en particular porque se han librado de culpa: la gente podrá estar haciendo daño real, pero las alternativas son peores.

A ambos lados del Atlántico hay esfuerzos por cambiar eso e infundir esperanza a las narrativas.

Además de detallar cómo los proyectos pueden reducir su huella de carbono durante la producción, el Gremio de Productores de Estados Unidos y, de manera más enfática, la Academia Británica de Artes Cinematográficas y Televisivas, están mostrando a los creadores de contenido cómo incorporar temas ecológicos en sus series y películas.

En el sitio Guía de Producción Verde, del Gremio de Productores, un reporte realizado por el Rocky Mountain Institute, un grupo sin fines de lucro que promueve la sustentabilidad, expone formas en que las energías renovables pueden ser retratadas en la pantalla. Algunos sugirieron que las tramas integren un guiño, que va desde mostrar a los personajes que prescinden de energía eléctrica hasta mujeriegos que se enamoran de las instaladoras de sus paneles solares.

La academia británica de cine y televisión también arrancó una iniciativa, Planet Placement, exhortando a los creadores de contenido cinematográfico y televisivo a que ayuden a “hacer que las conductas ambientales positivas se vuelvan convencionales”.

Con el amplio alcance de las industrias de la pantalla, “es una oportunidad de moldear la respuesta de la sociedad al cambio climático”, señaló.

“Los últimos 25 años de la narrativa ecológica tratan sobre sacrificio y destrucción y sobre no hacer ni obtener lo que quieres”, comentó Aaron Matthews, director de sustentabilidad de la industria en la academia. “No creemos que ése sea el tono correcto para convencer a la gente”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO