Ensayos nuclear pueden revelar arte falso

26 de junio del 2019

Los científicos pueden determinar la edad de materia orgánica muerta.

Ensayos nuclear pueden revelar arte falso

¿Cómo puede saber si una pintura es una falsificación moderna? Las pruebas de bombas nucleares de mediados del siglo 20 podrían guardar una pista.

Durante años, los científicos han estado refinando las técnicas para determinar la edad de una pintura usando datación por radiocarbono y los efectos perdurables de las pruebas.

Ahora, un equipo de investigadores ha fechado una obra así utilizando una viruta de pintura del tamaño de una semilla de amapola, de acuerdo con un estudio publicado el 3 de junio en The Proceedings of the National Academy of Sciences.

La datación por radiocarbono, desarrollada en los años 40, permite a los científicos determinar la edad de una amplia gama de materiales, incluyendo fósiles y pinturas en cuevas, al examinar los tipos de átomos de carbono que contienen.

Los científicos pueden determinar la edad de materia orgánica muerta de hasta decenas de miles de años al calcular la proporción de tres isótopos de carbono distintos.

Sin embargo, esa fórmula se vio alterada con la llegada de las pruebas nucleares.

El Carbono 14 es creado cuando rayos cósmicos chocan con átomos de nitrógeno en la atmósfera. Pero los potentes ensayos nucleares en la superficie, de mediados del siglo 20, crearon aún más isótopos de carbono 14 a partir de ese nitrógeno atmosférico. Se había creado tanto carbono 14 más o menos en la década previa a la firma del tratado de prohibición parcial de ensayos nucleares de 1963, que los niveles en la atmósfera prácticamente se duplicaron.

“Este efecto bomba realmente es un sello singular”, dijo Laura Hendriks, candidata doctoral en ETH Zurich, en Suiza, y la autora principal del estudio, en referencia al aumento en carbono 14.

Ese incremento se vio reflejado en cualquier cosa que vivió o murió después de 1963, incluyendo madera y fibras que podrían componer la superficie o el lienzo de una obra de arte moderna o la materia orgánica usada para aglomerar pigmentos en la pintura moderna.

En el 2015, expertos en Italia emplearon fibras de lienzo para determinar que un cuadro presuntamente del artista francés Fernand Léger era, de hecho, falso.

Sin embargo, los falsificadores han reutilizado lienzos viejos para crear obras apócrifas. Y se requerían muestras grandes para llevar a cabo los análisis.

En el nuevo estudio, las muestras utilizadas por el equipo fueron diminutas, de apenas milímetros.

Las muestras fueron tomadas de una falsificación conocida, una pintura de un paisaje aldeano del siglo 19 presuntamente creada en 1866. En realidad, la obra había sido pintada en los 80 por Robert Trotter, un artista que más tarde fue encarcelado y multado.

Para preparar las muestras, el equipo primero las limpió en un solvente y baños de ácido para eliminar contaminantes y barnices.

Luego, calentó las muestras a unos 955 grados centígrados para liberar dióxido de carbono, narró Hendriks. Ese gas fue capturado y colocado en un acelerador de partículas, donde los átomos de carbono de la muestra fueron clasificados y comparados.

Los resultados de la prueba fueron inconclusos. Trotter recicló lienzos viejos para sus falsificaciones, explicó él, y la edad de las fibras podía remontarse a cualquier época desde fines del siglo 17 hasta mediados del siglo 20.

Pero el análisis mostró que el aceite usado como aglutinante para la pintura de Trotter contenía un exceso de carbono 14 y provenía de semillas recolectadas ya sea entre 1958 y 1961 o de 1983 a 1989 —mucho después de la fecha de creación falsa proporcionada en un inicio por Trotter.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO