¿Por qué es Indonesia una nación de superlativos políticos?

31 de mayo del 2019

Entre otras cosas, es la nación insular más grande del mundo.

¿Por qué es Indonesia una nación de superlativos políticos?

La mujer se arrojó a la carretera enfrente de la caravana, obligando al vehículo con la placa “Indonesia 1” a frenar.

“Jokowi, te amo”, gritó, mientras el Presidente de Indonesia, Joko Widodo, reelecto con el conteo de votos del 21 de mayo, bajaba su ventanilla para estrechar la mano de la admiradora en una carretera de la isla de Lombok.

Conocido con el apodo de Jokowi, Joko parece una figura poco probable para infundir tal reverencia. Su oratoria se basa menos en la gran visión o en la retórica populista y más en las estadísticas sobre la construcción de carreteras o el financiamiento de aldeas. Su voz es suave.

Pero la reelección de Joko para un segundo y último mandato como presidente de la cuarta nación más poblada del mundo es un contrapeso al debilitamiento democrático y a la política de hombre fuerte que ha dominado al panorama electoral mundial.

“Soy Presidente de toda Indonesia, y la democracia protege al pluralismo”, dijo Joko en una entrevista. “Mi Gobierno se trata de armonía y de oponerse al extremismo”.

Indonesia es una nación de superlativos políticos. El país tiene la mayor población musulmana del mundo, pero también es un Estado laico con cuantiosas minorías religiosas. Es la tercera democracia más grande del planeta.

Y es la nación insular más grande del mundo, compuesta por 17 mil islas donde se hablan más de 300 idiomas.

“Para que nuestro país siga existiendo”, dijo Joko, “tenemos que confiar en la cultura de Indonesia, que es diversa y tolerante”.

Sin embargo, los retos de mantener unida a una nación tan extensa significan que Indonesia a menudo parezca refugiarse en sí misma en lugar de proyectar su peso en el escenario mundial.

Joko, de 57 años, objetó cuando se le preguntó si Indonesia, que derrocó una dictadura hace dos décadas, podría servir de modelo para las naciones de mayoría musulmana gobernadas por imposiciones familiares.

“El Islam y la democracia son compatibles”, afirmó Joko. “Pero dejen que otros vengan y vean con sus propios ojos. Yo no puedo decírselos”.

En lugar de eso, comenzó a enumerar los puntos de reducir la burocracia para obtener permisos de negocios. Al enfocarse en una infraestructura rezagada que ha obstaculizado el crecimiento económico de la nación, habló de los más de mil 770 kilómetros de carreteras construidas durante su primer mandato de cinco años.

Luego pasó a los méritos del transporte público. La capital del país, Yakarta, luchó durante años para construir un metro, cuya primera parte fue inaugurada recientemente.

“Si no tenemos buena infraestructura, no podemos ser un país desarrollado”, dijo. “Estamos rezagados en la construcción de caminos y aeropuertos”.
Joko, antes fabricante de muebles, es el primer plebeyo en ser elegido Presidente de Indonesia. Asumió el poder en el 2014.

El oponente de Joko en las elecciones de abril, Prabowo Subianto, fue el mismo oponente de la vieja guardia que enfrentó en el 2014. Prabowo está impugnando los resultados.

Al caminar por un mercado en Bali a mediados de mayo, Joko posó para selfies.

“Soy tu Presidente, así que trabajo para ti”, bromeó cuando un admirador le entregó su teléfono celular para la selfie. “Ese es mi trabajo”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO