La LiveWire es una Harley aunque no lo parezca

20 de agosto del 2019

Es el primer vehículo eléctrico de producción de Harley.

La LiveWire es una Harley aunque no lo parezca

Silenciosa. Aerodinámica. Nada intimidante. La LiveWire es la antítesis de todo lo que ha representado Harley-Davidson a través de la historia. Y sin embargo, es innegablemente una Harley.

La LiveWire, el primer vehículo eléctrico de producción de Harley, quiere redefinir una industria que se ha vuelto conformista ante ventas a la baja. Harley, el fabricante de motocicletas más antiguo (116 años) y mejor conocido de Estado Unidos, quiere “encabezar la electrificación de este deporte”, dijo Matt Levatich, su director ejecutivo.

La LiveWire está buscando un público nuevo, uno que es joven, adinerado y urbano, y ávido de tecnología nueva. Está ofreciendo la LiveWire en 100 concesionarias en Estados Unidos y 100 en Europa.

Harley, al igual que otras compañías de motocicletas, está intentando dar marcha atrás a una marcada caída en ventas. Vendió 132 mil 868 unidades en Estados Unidos el año pasado, un descenso del 10 por ciento en comparación con el 2017 y del 18 por ciento del 2016.

La compañía tiene ventas globales de 228 mil motocicletas al año.

Sus primas eléctricas son más fáciles de manejar que las monstruosidades impulsadas por gasolina, conocidas comúnmente como “hogs”. No tienen embrague ni transmisión manual, así que el motociclista no necesita coordinación para operar los controles. Simplemente giran la empuñadura y adelante. No hay tubo de escape que pueda quemar la pierna. Y proyectan una imagen más amigable y de conciencia ambiental. Prácticamente no hacen ruido.

Zero Motorcycles, con sede en California, ingresó al mercado eléctrico en el 2008. Hollywood Electrics, en Los Ángeles, es su concesionario número uno a nivel global. Aún así, la compañía ha vendido sólo 500 de sus motocicletas en los últimos 10 años.

Otros fabricantes establecidos, como Honda, Yamaha y BMW, han mostrado modelos conceptuales de motocicletas eléctricas, pero aún no han iniciado producción.

Las motocicletas eléctricas enfrentan muchos de los mismos obstáculos en el mercado que los autos eléctricos.
Los compradores deben lidiar con un rango limitado, una falta de infraestructura para cargas y precios altos.

Si una Harley impulsada por gasolina ruge, la LiveWire ronronea con un par de torsión que acelera de 0 a 95 kilómetros por hora en tan sólo 3 segundos en su camino a una velocidad máxima de 177 kilómetros por hora.

La recarga puede hacerse a dos velocidades. Un tomacorriente normal usando un cable guardado debajo del asiento puede proveer una carga de la noche a la mañana. Un cargador veloz DC puede llenarlo al 80 por ciento en 40 minutos.

“Los millennials están entrando muy lento y los miembros de la generación de postguerra se están yendo demasiado rápido”, dijo Ron Bartels, de una concesionaria en California. “Necesitamos una clase nueva de cliente”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO