Cengiz, la última mujer que amó a Khashoggi

9 de junio del 2019

A cinco meses de conocerse habían decidido casarse, pero lo asesinaron.

Cengiz, la última mujer que amó a Khashoggi

Durante dos días, mientras se desarrollaba la historia del asesinato de Jamal Khashoggi a manos de un equipo de funcionarios forenses y de seguridad sauditas, su prometida, Hatice Cengiz, esperaba afuera del Consulado saudita, socavando las afirmaciones sauditas de que él había salido del edificio.

“Traté de hacer lo correcto hasta donde fuera posible”, aseguró ella. “Aún por otra persona, como un chofer de camión, habría hecho la misma investigación. Jamal fue asesinado por lo que él creía, y estoy tomando la misma postura”.

Habló con el Secretario de Estado de Estados Unidos Mike Pompeo, se reunió con el Presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan, concedió una extensa entrevista televisiva y colaboró en un libro, “Jamal Khashoggi: Vida, Lucha y Secretos”.

Abrumada por el dolor y atacada en línea, se retiró de la vista pública. Ahora está dando marcha atrás, resuelta a buscar respuestas y justicia para él. “Es un deber moral”, afirmó.

El cuerpo de Khashoggi nunca ha sido recuperado. Las autoridades sauditas han indicado que agentes de ese país estrangularon y descuartizaron al disidente, pero aún quedan muchas interrogantes sin contestar. Principalmente si el Príncipe heredero Mohammed bin Salman ordenó la operación.

“Estaba solo y no era feliz”

Cengiz, de 37 años, fue una jugadora inesperada y tardía en la vida y muerte del periodista saudita. Apenas tenían cinco meses de conocerse, pero estaban a punto de casarse y formar un hogar juntos cuando él fue asesinado.

Una de cinco hermanos, fue criada en el seno de una familia conservadora de clase media y asistió a un seminario religioso en la ciudad turca de Bursa. Ahora es una alumna de doctorado, enfocada en los países del Golfo Pérsico.

Conoció a Khashoggi en una conferencia en Estambul en mayo del 2018. Cengiz asistió a un panel de debate en el que participó Khashoggi y le pidió una entrevista. Ella nunca la publicó, pero iniciaron una correspondencia vía correo electrónico.

En julio, se volvieron a reunir en Estambul, y Khashoggi dejó en claro sus intenciones.

“Me empezó a decir que estaba solo y que no era feliz. Quedé muy sorprendida. Vi un ser humano totalmente diferente”, dijo.

Los dos, ella de 36 años, él de 59, desarrollaron una profunda relación emocional, compartiendo una pasión por la política y la justicia para el mundo árabe. Una semana después, él le propuso matrimonio, y ella aceptó.

“No éramos niños, éramos dos adultos, y tuvimos de inmediato una conversación muy racional sobre cómo podíamos compartirla”, dijo ella.

No obstante, la relación era intensa, en particular porque Khashoggi estaba pasando por un rompimiento doloroso con su país natal. Tras una larga trayectoria como un partidario leal de la monarquía saudita, se estaba convirtiendo en un disidente. Se había mudado a Estados Unidos 18 meses antes y empezado a escribir columnas para The Washington Post.

El padre de Cengiz tenía reservas respecto a su matrimonio con Khashoggi a raíz de la diferencia de edades, pero le permitió tomar su propia decisión. Él le pidió a Khashoggi que comprara un departamento y sentara cabeza.

Khashoggi compró el departamento, y la pareja acudió al Consulado saudita el 2 de octubre para obtener los documentos que le permitirían a él casarse con Cengiz. Estaba programado que los muebles llegaran dos días después, narró ella.

Cengiz recuerda el entusiasmo del periodista por su nueva vida juntos. “Siempre decía que ‘lo más correcto que hice en mi vida es casarme contigo’”, señaló.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO