Los chinos apuestan a la bicicleta autónoma

14 de agosto del 2019

Dicen que demuestra el futuro del hardware computacional.

Los chinos apuestan a la bicicleta autónoma

Mientras grandes corporaciones como Ford y GM batallan para lograr poner sus vehículos autónomos en las calles, un equipo de investigadores en China está replanteando el transporte autónomo empleando una bicicleta.

Esta bicicleta puede pasar por un tope sola y permanecer erguida. Cuando una persona caminando detrás de ella dice “izquierda”, gira a la izquierda. También tiene ojos: puede seguir a alguien que trota varios metros adelante de ella. Y si se topa con un obstáculo, puede desviarse hacia un lado, manteniendo el equilibro y siguiendo su camino.

No es la primera bicicleta autónoma en la historia, ni probablemente se trate del futuro del transporte.
Aún así, los investigadores chinos que construyeron la bicicleta dicen que demuestra el futuro del hardware computacional. Navega el mundo con la ayuda de un microprocesador neuromórfico, que tiene como modelo al cerebro humano.

En un artículo publicado en la revista Nature el 31 de julio, los investigadores describieron cómo un microprocesador como ese podría ayudar a las máquinas a responder a los comandos de voz, reconocer el entorno, evadir obstáculos y mantener el equilibrio.

Los investigadores también proporcionaron un video en el que se muestran estas habilidades en una bicicleta motorizada. Al manejar todas esas habilidades con un procesador neuromórfico, el proyecto subrayó el esfuerzo más amplio por alcanzar nuevos niveles de inteligencia artificial con novedosos tipos de microprocesadores.

La esperanza es que este tipo de microprocesador con el tiempo permita que las máquinas sorteen el mundo con una autonomía imposible hoy. Los robots existentes pueden aprender a abrir una puerta o lanzar una pelota de ping-pong en una cesta, pero el entrenamiento toma de horas a días de prueba y error.

Con la ayuda de microprocesadores neuromórficos y otros, las máquinas podrían aprender tareas más complejas de manera más eficiente.

Los investigadores ahora buscan construir sistemas que puedan aprender habilidades de manera similar a como lo hacen las personas. Los investigadores están desarrollando microprocesadores específicamente para entrenar y operar sistemas de inteligencia artificial. Los proyectos más ambiciosos son los procesadores neuromórficos, incluyendo el microprocesador Tianjic actualmente en desarrollo en la Universidad Tsinghua, en China.

Estos chips están diseñados para imitar la red neuronal del cerebro, de manera similar a las redes neurales, pero con una mayor fidelidad. Los microprocesadores neuromórficos generalmente incluyen cientos de miles de neuronas falsas. Estas neuronas operan intercambiando pequeñas ráfagas de señales eléctricas, que “detonan” o “se disparan” sólo cuando las señales de entrada alcanzan umbrales críticos, como lo hacen las neuronas biológicas.

Los chips neuromórficos no son una recreación del cerebro, pero ya que están diseñados para procesar información en ráfagas cortas, algunos investigadores creen que podrían conducir a sistemas que aprenden al momento.

Los investigadores chinos retratan al chip Tianjic como un paso hacia la “inteligencia artificial general”, una máquina que puede hacer cualquier cosa que puede hacer el cerebro.

“Esto tiene que ver con tratar de relacionar y unificar las ciencias computacionales y la neurociencia”, dijo Gordon Wilson, director ejecutivo de Rain Neuromorphics, una start-up que está desarrollando un chip neuromórfico.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO