La nueva era de las mujeres sauditas

11 de agosto del 2019

Las sauditas tienen nuevos derechos como el viajar sin el permiso de un hombre.

La nueva era de las mujeres sauditas

Algunas mujeres sauditas bromearon sobre ir corriendo al aeropuerto solas. Otras suspiraron, aliviadas, de que los hombres en sus vidas, ya sean padres, hermanos o maridos, ya no podían dictar sus movimientos. Los medios sociales bullían de memes sobre mujeres vitoreando en celebración.

El júbilo se dio recientemente cuando el Príncipe Heredero Mohammed bin Salman extendió nuevos derechos a las mujeres: el derecho de viajar sin el permiso de un pariente de sexo masculino, de recibir un trato igualitario en el lugar de trabajo y de obtener documentos familiares del Gobierno. Juntos, fueron un golpe significativo a un sistema que por mucho tiempo ha tratado a las mujeres como ciudadanas de segunda.

“Este cambio significa que las mujeres, de cierta manera, están en pleno control de su destino legal”, escribió Muna AbuSulayman, una conocida personalidad de los medios sauditas, en Twitter.

Las nuevas regulaciones fueron el debilitamiento más significativo hasta el momento del llamado sistema de custodia de Arabia Saudita, una maraña de mucho tiempo de leyes, regulaciones y costumbres sociales que sujetaban los derechos de muchas mujeres a los caprichos de sus familiares de sexo masculino. Siguen a reglas que permiten a las féminas conducir y asistir a eventos deportivos y de entretenimiento.

Pero junto con esa apertura social han llegado acciones más riesgosas que han planteado interrogantes sobre el impetuoso estilo de liderazgo del príncipe heredero, como su guerra catastrófica en Yemen, el encarcelamiento de disidentes en Arabia Saudita y el esfuerzo por callarlos en el extranjero, incluyendo el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

Al menos algunos de los cambios a las leyes de custodia entrarán en vigor a fines de mes, señaló el Gobierno en una declaración.

Las regulaciones que permitirán a las mujeres registrar nacimientos, matrimonios y divorcios harán una enorme diferencia para las que están separadas de sus esposos y las que necesitan sortear la burocracia a nombre de sus hijos, indicó Adam Coogle, experto sobre Arabia Saudita en Human Rights Watch.

La prohibición a la discriminación en el empleo impedirá que los patrones privados les digan a las mujeres que necesitan el permiso de un guardián para ser contratada, una práctica común aun cuando la ley actual no requiere que las mujeres obtengan consentimiento para trabajar.

Los críticos de las leyes de custodia aclamaron los cambios, pero hicieron un llamado al reino a avanzar más al permitir que las mujeres se casen, vivan solas y salgan de centros estatales como los refugios para víctimas de la violencia doméstica sin el consentimiento de sus guardianes.

Y notaron una discrepancia obvia en el anuncio: aún al tiempo que el reino afloja las restricciones de la custodia, alrededor de una docena de activistas sauditas que alzaron la voz sobre reformar el sistema siguen encarceladas bajo cargos relacionados con su activismo en asuntos de las mujeres.

Algunas tienen más de un año detenidas, experimentando procedimientos legales envueltos en hermetismo, y grupos de los derechos humanos han señalado que han reportado ser torturadas y acosadas sexualmente en la cárcel.

“Mientras las activistas sigan siendo procesadas y acusadas por hacer un llamado a estas mismas reformas, bueno, seguimos dentro del mismo contrato social”, afirmó Lynn Maalouf, directora de investigación en Medio Oriente para Amnistía International.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO