Los secretos de las catacumbas que fueron revelados

11 de agosto del 2019

“Hemos abierto estos espacios exclusivos que nunca han sido abiertos al público”.

Los secretos de las catacumbas que fueron revelados

En un cálido día de primavera, nueve personas estaban reunidas adentro de una fría cripta debajo de la Antigua Catedral de la Basílica de San Patricio. “Este es el tamaño de un departamento estándar en Nueva York”, dijo el guía, Brandon Duncan, a los turistas que estaban parados en la espaciosa habitación, la última morada de un general de la Guerra Civil de Estados Unidos.

En lo alto había azulejos pulidos de Guastavino, lámparas Edison originales y espacio para otros ocho cuerpos, con las tapas de mármol apoyadas verticalmente y listas. “Es en cierto modo una situación tipo hostal”, dijo Duncan. El general, Thomas Eckert, dejó grados diversos de herencia a sus hijos, quienes terminaron peleando y decidiendo no pasar juntos la eternidad.

La bóveda de Eckert es el gran final de un recorrido de 90 minutos iluminado con velas por las catacumbas, que abre uno de los espacios más secretos de Nueva York. La Antigua Catedral de San Patricio (no la Catedral de San Patricio, su homónima más famosa sobre la Quinta Avenida) creó los recorridos con Thomas Wilkinson, un operador turístico, para ayudar a pagar el mantenimiento de la iglesia y su cementerio.

En estas catacumbas no hay huesos dispersos, como en las antiguas de París y Roma. Los visitantes son guiados por el corredor escasamente iluminado de la cripta, de 40 metros de largo, que tiene bóvedas marcadas y selladas a ambos lados. Cinco sacerdotes, dos obispos y 33 familias fueron enterrados aquí. Los visitantes también son conducidos a través de la catedral que está arriba, que Francis Ford Coppola usó en la escena del bautismo en “El Padrino”.

Los recorridos han suministrado un ingreso sumamente necesario para la parroquia, dijo Frank Alfieri, director de desarrollo y del cementerio. San Patricio opera seis edificios y se ve asediado por reparaciones para el techo y problemas de plomería.

Mas el dinero no ha sido el único beneficio del recorrido, que ha existido durante más o menos año y medio. “Se ha vuelto una fuente para entender a la iglesia y lo que ha significado para este vecindario durante los últimos dos siglos”, señaló. “Hemos abierto estos espacios exclusivos que nunca han sido abiertos al público”.

La catedral también recauda ingreso adicional al vender nichos para urnas. Hasta la fecha, se han llenado 352 nichos, pero se están construyendo cientos más. Los nichos en las catacumbas subterráneas se venden en entre 10 mil y 15 mil dólares.

Una cripta familiar completa, la última de su tipo en la catedral, está disponible por 7 millones de dólares. Pero la cripta puede ser dividida y el entierro de ataúdes individuales tiene un precio mínimo de 850 mil dólares.

Heather Walker, una visitante, dijo que eligió el recorrido porque era estrafalario. “Me encantó la historia que tiene”, dijo. “No era sólo un hoyo en el suelo”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO