También Rusia paga sueldos minúsculos a sus médicos

30 de mayo del 2019

Con su cabellera blanca y sus manos suaves de cirujano, Yuri I. Korovin difícilmente encaja con la imagen del típico manifestante ruso. Pero incitado a la acción por su sueldo minúsculo y cada vez más pequeño, Korovin recientemente se unió a unos colegas en una huelga organizada por un sindicato de médicos recién formado. La […]

También Rusia paga sueldos minúsculos a sus médicos

Con su cabellera blanca y sus manos suaves de cirujano, Yuri I. Korovin difícilmente encaja con la imagen del típico manifestante ruso.

Pero incitado a la acción por su sueldo minúsculo y cada vez más pequeño, Korovin recientemente se unió a unos colegas en una huelga organizada por un sindicato de médicos recién formado.

La huelga y las protestas callejeras de doctores y paramédicos de ambulancias estuvieron entre docenas de acciones sindicales recientes en Rusia por problemas como la eliminación de basura, los caminos en mal estado y la calidad del cuidado médico.

Por ahora, pocos prevén que las protestas cambien mucho, ya que el Presidente Vladimir V. Putin sigue siendo ampliamente popular. Pero, tras cinco años de salarios decrecientes, ajustados a la inflación, los rusos están notando la desconexión entre el auge de Rusia en el extranjero y su economía estancada dentro del país.

Rusia se ubica en el lugar número 73 del mundo en Producto Interno Bruto per cápita, entre las Seychelles y Grecia.

En una medida de los tiempos difíciles para muchos, la agencia estatal de estadísticas de Rusia publicó este año una encuesta que mostraba que alrededor de un tercio de los rusos no podría darse el lujo de comprar un segundo par de zapatos para el invierno.

“Algo muy natural está pasando”, indicó Ekaterina Schulmann, una politóloga. “La economía cada vez peor, con los salarios reales a la baja, está envenenando a la opinión pública”.

Una problemática que está cobrando ímpetu en particular es el empobrecimiento de los doctores en la Rusia rural, como Korovin, que vive en Okulovka, en Nóvgorod.

La promesa incumplida de Putin

Korovin, que gana unos 8 mil 670 dólares al año y un pago adicional por cirugías fuera de su horario de trabajo, hace poco trató a un hombre con una puñalada en el abdomen inferior.

Por esa operación de hora y media en horas extras, el hospital, que es financiado por el programa estatal de seguros de Rusia, le pagó a Korovin 500 rublos, o 7.70 dólares.

En su huelga, los doctores y las enfermeras exigieron que las autoridades locales cumplieran con un decreto firmado por Putin que estipulaba que a los médicos se les pagara dos veces el sueldo promedio de la región donde trabajan.

Dos veces el sueldo anual promedio en la región de Nóvgorod serían 744 mil rublos, u 11 mil 448 dólares, muy por encima del sueldo de Korovin.

“Voté por Putin; todos votamos por Putin”, dijo Korovin, el único cirujano que queda en el poblado. Pero comentó que su sueldo, nunca nada qué presumir, ha bajado. “Nunca pensé que tendría que protestar”.

Un día reciente, Korovin examinó a un hombre mayor que se había roto una costilla en una caída. Y atendió el pie cortado de otro hombre.

Unos minutos después de la llegada de un reportero al hospital, la Policía y un miembro del Ayuntamiento local se presentaron, pero terminaron compadeciendo a Korovin.

Korovin, de 61 años, dice que parece haber tratado a todo mundo en la ciudad en un momento u otro, incluyendo al miembro del Ayuntamiento, Andrey Karpushenko, cuyo apéndice extirpó hace algunos años. Los dos recordaron el suceso.

“Por supuesto, necesitamos subir los sueldos”, externó Karpushenko.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO