Exceso de diamantes amenaza su comercio

12 de septiembre del 2019

Los principales mineros de diamantes del mundo tienen un problema de inventario.

Exceso de diamantes amenaza su comercio

¿Es acaso posible tener demasiados diamantes? Para muchos en el negocio de la producción y comercialización de estas gemas en los últimos años, la respuesta es sí.

Los principales mineros de diamantes del mundo, incluyendo los dos más grandes, Alrosa y De Beers, tienen un problema de inventario, al igual que muchos de los cortadores y pulidores que compran las piedras en bruto y las venden a minoristas. En cada etapa de la cadena de suministro hay demasiadas de estas piedras preciosas.

Un excedente en muchas otras industrias conduciría a recortes de precios, pero los consumidores están comprando piedras que han pasado a través de capas de intermediarios, que han absorbido gran parte de la volatilidad de los precios, al igual que las marcas y casas de joyería. Esto ha mantenido los precios al menudeo relativamente constantes.

Aun así, crecen los desafíos para esta industria de 17 mil millones de dólares. El año pasado, la mina de Argyle, en Australia Occidental, fue responsable de entre 10 y 15 millones de quilates de toda la producción mundial de diamantes (entre 140 y 145 millones de quilates). Rio Tinto, el dueño de la mina, dijo recientemente que Argyle cerraría en el 2020.

Paul Zimnisky, un analista independiente, dijo que un excedente de diamantes en bruto, aunado a la volatilidad cambiaria, las guerras comerciales y los mercados de valores inestables, han puesto de cabeza a la industria.  “Los precios de los diamantes en bruto alcanzaron su máximo histórico en el 2011, pero básicamente han estado en declive desde entonces”, dijo Zimnisky.

Además, los problemas de financiamiento han afectado a los principales clientes de los mineros: los comerciantes, los cortadores y los pulidores de piedras en bruto, cuyos centros se encuentran principalmente en India y Bélgica. Los bancos se han alejado de esta industria debido a fraudes y préstamos incobrables. La debilidad de la rupia también ha encarecido las gemas para los fabricantes indios, que cortan o pulen alrededor del 90 por ciento de las piedras del mundo.

De Beers dijo que había reducido la producción de diamantes en bruto en un 11 por ciento durante la primera mitad del 2019.

“Necesitamos ayudar a los clientes a resistir esta tormenta”, dijo Bruce Cleaver, director ejecutivo de De Beers.

Rio Tinto dijo que la razón principal para cerrar Argyle era porque las piedras que quedaban en la mina no eran lo suficientemente valiosas como para extraerlas.

Pero el cierre podría, en última instancia, ayudar a la industria.

La mina de Argyle ha producido alrededor de 865 millones de quilates de diamantes en bruto desde 1983, dijo Zimnisky. Poco más de un millón, o el 0.13 por ciento, ha sido clasificado como rosas, una rareza cuyo valor tiende a alcanzar varios millones de dólares por quilate, pero la mayoría han sido cafés y blancos de menor calidad. Perder esos cafés y blancos eliminará el 10 por ciento de la producción mundial anual de diamantes y podría reequilibrar la oferta y la demanda.

La creciente popularidad de los diamantes cultivados en laboratorio es otro potencial viento en contra. Mientras que las piedras cultivadas en laboratorio representan sólo alrededor del 2 por ciento del mercado de los diamantes, la producción está creciendo entre 15 y 20 por ciento al año. Los diamantes sintéticos pueden costar entre 30 y 75 por ciento menos que los naturales.

Aun así, el apetito de los consumidores por los diamantes naturales es fuerte.

De acuerdo con un informe de la industria, las ventas de diamantes aumentaron 2 por ciento en el 2017.
Para Zimnisky, la demanda continua de los consumidores es alentadora, aunque él sigue siendo cauteloso.

“Un diamante puede ser para siempre”, dijo. “Pero su encanto va y viene”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO