Mutación genética causa sensación de saciedad

17 de agosto del 2019

Normalmente, cuando la gente ingiere una comida, el gen se activa y manda una señal que le indica a la gente que está satisfecha.

Mutación genética causa sensación de saciedad

Los participantes en el estudio siempre habían sido delgados. Nunca comían en exceso, ni se obsesionaban por la siguiente comida. Ahora, varios investigadores en Gran Bretaña podrían saber por qué.

Son portadores de una alteración genética que silencia el hambre. También reduce sus probabilidades de desarrollar diabetes o enfermedades cardíacas.

El estudio, publicado el mes pasado en la revista Cell, se apoyó en datos del U.K. Biobank, que incluye a medio millón de personas de 40 a 69 años.

Un segundo estudio en la revista utilizó datos de esta población para desarrollar una puntuación de riesgo genético para la obesidad. Puede ayudar a predecir, incluso desde la niñez, quién tiene un alto riesgo de padecer obesidad.

Juntos, los estudios confirman una verdad: hay razones biológicas por las que algunas personas luchan arduamente con su peso y otras no, y el impacto biológico a menudo es visto en el apetito, no en el metabolismo.

La gente que aumenta demasiado peso o que batalla para mantenerse esbelta se siente más hambrienta que las personas que son naturalmente delgadas.

El estudio de la mutación que insensibiliza el apetito fue encabezado por Sadaf Farooqi, catedrática en la Universidad de Cambridge, y Nick Wareham, un epidemiólogo en ese plantel.

El estudio echó mano de la investigación de Farooqi sobre un gen, MC4R. Las personas con mutaciones en MC4R tienden a ser obesas. Los investigadores han registrado hasta 300 mutaciones en este gen, y son la causa monogénica más común de la obesidad. Las mutaciones en el gen representan el 6 por ciento de los niños con obesidad severa.

Las mutaciones destruyen la sensación de saciedad luego de comer, hallaron los investigadores.

Normalmente, cuando la gente ingiere una comida, el gen se activa y manda una señal que le indica a la gente que está satisfecha.

Luego se apaga. Sin embargo, algunas personas portan una mutación en MC4R que evita que funcione el gen.

En el nuevo estudio, Farooqi y otros encontraron que en algunas personas delgadas, el gen MC4R siempre está encendido; siempre se sienten llenas. La investigación podría llevar a la creación de medicamentos antiobesidad.

En el otro estudio de datos del U.K. Biobank, Amit V. Khera, cardiólogo en el Hospital General de Massachusetts, y otros buscaron una forma de predecir, a partir de una enorme colección de variaciones diminutas en el ADN, quién está destinado a batallar con su peso.

Los científicos formularon una puntuación de riesgo de obesidad basada en alteraciones en el ADN. Entre los muy obesos, el 60 por ciento tenía un puntaje alto.

No obstante, la población del U.K. Biobank consistía de adultos. Los científicos recurrieron a otros estudios genéticos. Al nacer, los bebés con alta puntuación pesaban lo mismo que los bebes con pocos puntos, encontraron los científicos.

Para los 3 años y medio de edad, pesaban más. Para cuando cumplían 8 años, eran obesos, y para finales de la adolescencia, pesaban en promedio 13 kilos más que las personas con baja puntuación de riesgo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO