Netflix experimenta con “La Casa de Papel”

31 de julio del 2019

El gigante del streaming apuesta a un mayor alcance de sus producciones al doblarlas al inglés.

NYT

En junio, la actriz Ayelet Zurer estaba parada frente a un micrófono en un estudio de grabación en Los Ángeles, leyendo en voz alta un diálogo en inglés mientras éste aparecía abajo de escenas del drama criminal español de Netflix, “La Casa de Papel”.

Ella presta su voz a Raquel, una recia inspectora de Policía interpretada por Itziar Ituño, pero su actuación iba más allá de las palabras: suspiró, se encogió de hombros y meneó la cabeza, todo ello cuidadosamente sincronizado con las acciones de Raquel en la pantalla, mientras el director de doblaje Matt Kollar la guiaba.

“¿A dónde se fue el catedrático?”, dijo Zurer.

“No digas ‘catedrático’, se oye muy doblado”, dijo Kollar.

“Doblado”, en este contexto, significa cualquier cosa que no suene natural -dicción discordante o expresiones difíciles- o que no esté sincronizada con los movimientos de la boca de los actores en pantalla.

Las versiones dobladas de programas son comunes en el mercado televisivo europeo. Pero en Estados Unidos, se las han tomado a risa, gracias a las cintas de artes marciales y los spaghetti westerns (filmes europeos de vaqueros) caracterizados por una terrible sincronía de labios y voz.

Netflix, que quizá tiene la videoteca de más rápido crecimiento del mundo de series y películas internacionales, quiere cambiar eso.

Durante los últimos nueve meses, ha estado reclutando activamente actores y cineastas para crear una cadena de producción que espera que eleve la calidad de sus versiones en inglés de programas extranjeros, con el fin de que sean lo suficientemente fluidas para atraer a más suscriptores estadounidenses.

El gigante del streaming produce contenido en más de 30 países.

“La Casa de Papel”, que regresó para su tercera temporada el 19 de julio, es su programa más visto en idioma no inglés, reportó Netflix.

Tres estrenos recientes, de Alemania, Dinamarca y Suecia, generaron cada uno entre “12 y 15 millones” de espectadores a nivel mundial, informó Ted Sarandos, director de contenido de Netflix, en una conversación sobre las ganancias del segundo trimestre del año.

Muchos suscriptores en Estados Unidos ya prefieren las versiones dobladas de programas internacionales en vez de las subtituladas. Pero la plataforma está apostando a que puede incrementar su audiencia en general de series que no son en inglés entre los 371 millones de hablantes nativos de inglés en el mundo al ofrecer mejores doblajes en ese idioma.

“Literalmente estamos creando un nuevo público”, dijo Debra Chinn, directora de doblaje internacional de Netflix.

“La Casa de Papel” será un caso de prueba: Netflix tomó la medida inusual de volver a doblar la primera y segunda temporadas empleando al nuevo director y elenco que había reunido para doblar la tercera temporada, incluyendo a Zurer, que también dirige doblajes en inglés.

En junio, el servicio reemplazó las versiones anteriores de las primeras dos temporadas con las recientemente dobladas.

Netflix hace más comúnmente doblajes a nueve idiomas: francés, italiano, alemán, turco, polaco, japonés, español castellano, español latinoamericano y portugués brasileño. (Ofrece subtítulos en 27 idiomas).

Pero en abril, la compañía creó un nuevo puesto, gerente creativo para doblaje en inglés, e instaló en el cargo a David McClafferty.

McClafferty exhortó a su personal contratado, como Kollar, a abordar sus proyectos de doblaje más como una producción propia y no tanto como una sesión de grabación.

“La manera en que el doblaje en inglés puede evolucionar es invitando a artistas a participar y dándoles la libertad para seleccionar a los actores y dirigir las actuaciones con su propia visión”, dijo. “Quiero que sientan que pueden ir a un punto en el que a la vez respeten la versión original y logren actuaciones naturales sin mi interferencia, o la interferencia creativa del estudio”.

Un buen doblaje requiere que los actores puedan dar una interpretación natural y explorar los matices de sus personajes detrás de las palabras, dijo la directora de casting Dorit Simone, quien aborda cada proyecto como si fuera una producción original.

En la sesión de grabación en Los Ángeles, los actores pulían “La Casa de Papel”.

“Recuerden, buscamos a un hombre de mediana edad”, dijo Zurer, y luego miró a Kollar.

“¿Aún muy corto?”, le preguntó, antes de intentar de nuevo: “Recuerden, estamos buscando a un hombre, un hombre de mediana edad…”.

En otra parte del estudio, la actriz Hollie Sokol esperaba decir sus parlamentos vestida en un jumpsuit rojo que se parecía al que usaba su personaje Tokyo en el programa.

“Tratamos estas como escenas reales”, explicó Kollar.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO