Motocicletas podrían mejorar movilidad en India

23 de junio del 2019

Emerge un enfoque de baja tecnología para el futuro del manejo autónomo.

Motocicletas podrían mejorar movilidad en India

En la visión del futuro de Uber, los autos autónomos nos llevarán apresuradamente a todas partes, eliminando la necesidad de sus millones de conductores humanos.

El gigante de los traslados compartidos comenzó a cotizarse en la bolsa el 10 de mayo para ayudar a conseguir financiamiento para desarrollar esos vehículos. Pero en India ya emerge un enfoque de baja tecnología para el futuro del manejo autónomo: motocicletas que los clientes rentan y manejan ellos mismos.

Varias startups, respaldadas por grandes firmas de capital de riesgo del Silicon Valley y por Ola, el competidor de Uber en India, apuestan porque “vehículos de dos ruedas” compartidos se adapten mejor a los bolsillos y necesidades de transporte que los autos.

El modelo tradicional de Uber y Ola está en proceso de llegar a sus límites, dijo Vivekananda Hallekere, cofundador y director ejecutivo de Bounce, un servicio que suministra más de 6 mil motocicletas que la gente puede recoger y entregar en cualquier parte de Bangalore, ciudad del sur de India.

Los traslados en auto son demasiado caros para la mayoría de los indios, los conductores se quejan de jornadas largas y sueldos bajos, y las plataformas de traslados batallan para generar ganancias, indicó.

“No puedes hacer que esté al alcance del bolsillo usando un conductor”, dijo Hallekere. “Y si los usuarios saben cómo usar una motoneta, ¿por qué necesitas un conductor?”.

En países en desarrollo como India, donde los vehículos de dos ruedas se venden más que los autos en proporción de seis a uno, Uber y sus competidores deben idear un enfoque diferente o arriesgarse a una perturbación desde abajo.

India, con 1.3 mil millones de residentes, es el mercado más grande del mundo para motocicletas. Se venden alrededor de 20 millones de unidades nuevas al año, desde motonetas de baja potencia hasta Harley-Davidsons de uso pesado. Actores en la industria calculan que 200 millones de personas poseen licencia para conducir al menos un vehículo de dos ruedas básico.

Bounce y un competidor, Vogo, luchan por dominio en Bangalore, el centro tecnológico de India, donde Ola también tiene su sede.

Vogo exige que la gente recoja y entregue sus motocicletas en ubicaciones designadas, mientras que las de Bounce pueden ser recogidas o entregadas en cualquier parte.

Nomita D.P., quien iba de compras con su hija de 10 años, dijo que había usado Bounce durante más o menos cinco meses. Es más barato que un mototaxi y más confiable que un auto de Uber u Ola, dijo.

“Uno espera un auto y luego cancelan”, comentó Nomita, editora de contenido médico. “Un conductor de mototaxi se negará a llevarte porque vas en la dirección opuesta”.

No está claro qué tan viables serán estos servicios a largo plazo. Al igual que Uber y Ola en sus primeros días, ambas compañías ofrecen promociones.

También está la lección de las bicicletas compartidas en India, que fueron proclamadas como una gran idea pero no lograron cobrar impulso. El caótico tráfico del país y las largas distancias entre destinos hacían que fueran poco atractivas, lo que obligó a varios operadores a cerrar sus operaciones.

Vogo y Bounce esperan reducir costos al usar motocicletas eléctricas, que cuestan menos por kilómetro que las de gasolina. Han recurrido a otra startup en Bangalore, Ather Energy, para que les suministre una motoneta eléctrica de alta calidad que califique para los subsidios del Gobierno para energía limpia. No obstante, Ather sólo puede producir alrededor de 500 motonetas al mes.

Bounce y Vogo se preparan para intensificar su pelea con nuevo financiamiento. Bounce ha recaudado 18.9 millones de dólares de firmas de capital de riesgo como Sequoia y Accel, de acuerdo con documentos corporativos, y está en proceso de reunir otros 80 millones de dólares.

Vogo ha recaudado 17.8 millones de dólares con Ola, la firma estadounidense de capital de riesgo Matrix Partners y varias firmas indias. Ola también planea contribuir con hasta 100 millones de dólares para ayudar a Vogo a desplegar hasta 100 mil motocicletas y ha prometido incluir a los vehículos como opción en su popular app de traslados.

“¿Cómo creas opciones de movilidad para los siguientes 900 millones?”, preguntó Anand Shah, vicepresidente senior en Ola, quien supervisa sus esfuerzos de movilidad eléctrica. “No hay que ir demasiado lejos —se puede ver lo que India elige”.

Shailesh Lakhani, socio en la firma de capital de riesgo Sequoia Capital, dijo: “es un negocio muy complicado, muy difícil. Sin embargo, la cantidad de demanda es una locura”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO