“¡No trabajaré tiempo extra, punto!”

5 de agosto del 2019

Mientras muchas personas sintonizaban la temporada final de “Game of Thrones”, Japón disfrutaba su propio mundo televisivo de fantasía.

“¡No trabajaré tiempo extra, punto!”

Esta primavera, mientras muchas personas sintonizaban la temporada final de “Game of Thrones”, Japón disfrutaba su propio mundo televisivo de fantasía: una mujer se atreve a salir del trabajo a las 18:00 horas en punto.

La determinación de Yui Higashiyama, administradora de proyectos treintañera que quiere salir de la oficina y llegar a su bar favorito para la hora feliz, sacude a la empresa de diseño web en la que trabaja. Un supervisor confabulador y sus colegas adictos al trabajo intentan frustrar sus planes.

Higashiyama, interpretada por Yuriko Yoshitaka, es la protagonista de “¡No trabajaré tiempo extra, punto!”, un modesto éxito televisivo que ha tocado una fibra sensible en un país con una ética laboral nacional peligrosamente intensa, impulsando a los trabajadores a hablar de sus propias dificultades para encontrar un equilibrio entre la vida y el trabajo.

“Estaba extremadamente consciente de que tomar una pausa significaba holgazanear”, dijo Kaeruko Akeno, cuya novela inspiró el programa. “Me tomó mucho tiempo aceptar que está bien no trabajar los fines de semana o las noches entre semana”.

Los japoneses figuran entre quienes trabajan más horas en el mundo. En el 2017, más de una cuarta parte de los empleados de tiempo completo del país trabajó en promedio más de 49 horas a la semana, de acuerdo con un informe gubernamental, y el trabajo excesivo cobró la vida de 190 personas, por agotamiento, infartos y suicidios.

El Gobierno nipón ha tomado medidas para reducir las jornadas largas. En abril entró en vigor una nueva ley que limita el tiempo extra a no más de 45 horas al mes y 360 horas al año.

La idea de que el trabajo requiere sacrificio personal está muy arraigada en la cultura japonesa y ha exacerbado otros problemas.

El hecho de que el personaje principal de la serie sea una mujer aporta más drama en un País donde las mujeres, sobre todo las madres, enfrentan discriminación laboral.

“Simplemente al decir: ‘No voy a trabajar tiempo extra’, la heroína de la serie” está cometiendo un acto radical, escribió Tomohiro Machiyama, un destacado crítico de cine, en Twitter.

Akeno, que usa un seudónimo, basó su novela en sus propias experiencias.

Una fuerza laboral en envejecimiento y una racha reciente de crecimiento económico han vuelto más valiosos a los trabajadores. “¡No trabajaré tiempo extra, punto!”, explora los cambios en cómo los millennials y sus padres piensan en el trabajo.

En cuanto a Akeno, sigue trabajando duro. Al igual que la heroína de su novela, nunca fue su intención estar al centro de una batalla respecto a los horarios de oficina. Ella simplemente quería trabajar un poco menos y disfrutar de su vida un poco más.

Pero gracias al éxito del libro, lo está encontrando difícil.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO