Libros compiten con armas en bazar paquistaní

2 de julio del 2019

Hasta el Ejército está ayudando a construir una biblioteca.

Libros compiten con armas en bazar paquistaní

Este distrito tribal, a unos 135 kilómetros al oeste de Islamabad, es mejor conocido por su inmenso bazar de armas. Los sonidos de maquinaria y artesanos martillando se vuelven un telón de fondo musical.

Raj Muhammad, un amante local de los libros, espera que se vuelva conocido como el hogar de la Biblioteca Darra Adam Khel. Localizada cerca de una tienda de armas que su padre construyó hace 12 años, la biblioteca abrió en agosto y Muhammad la considera tanto una labor realizada por amor así como un mensaje al área y al mundo en general.

“Puse libros arriba del mercado de armas, haciéndolos superiores a las pistolas”, dijo. “Es un paso en pro de la paz”.

Muhammad, de 32 años, obtuvo una maestría en literatura urdu de la Universidad de Peshawar y trabajó en una empresa de turismo en Dubai antes de regresar a Pakistán a dar clases. Abrió la biblioteca para dar a las personas mejor acceso a los libros y la educación.

Hasta ha atraído la atención de los vendedores de armas del mercado. Sentado al interior de su tienda de armas, Noor Ahmad Malik ha desarrollado un interés en los libros sobre historia, y llama a la biblioteca “lo mejor que ha sucedido recientemente para la gente aquí”.

Darra Adam Khel estuvo bajo control talibán hasta que el Ejército Paquistaní los purgó en el 2010. Aún así, ha sido blanco de los milicianos, incluyendo un ataque con bomba suicida en el 2012 que dejó 16 muertos, y ataques a mezquitas en el 2010 que cobraron más de 60 vidas.

El Ejército está ayudando a Muhammad a construir una biblioteca nueva que pueda dar cabida a hasta 65 personas, viéndolo como una manera de ayudar a los residentes a recuperarse de los años de violencia.

“Son más propensos al temor y el estrés, particularmente entre los niños, y ahora la disponibilidad de libros es una buena opción para conocimientos y educación”, dijo un funcionario.

La biblioteca de Muhammad alberga más de 2 mil 500 títulos sobre historia, política, religión y ficción urda. Ha atraído a unos 240 miembros, quienes pagan 150 rupias paquistaníes, el equivalente a un dólar, al año. Treinta de los miembros son mujeres, aunque es un área conservadora donde a las mujeres no se les permite salir afuera sin ir acompañadas. Seleccionan libros vía la página en Facebook de la biblioteca.

Una de ellas es Shifa Raj, la hija de 11 años de Muhammad. Ella ayuda a su padre a entregar libros a mujeres.

“Les dije a las chicas en la escuela que tenemos una biblioteca en nuestra área”, dijo. “Su respuesta fue increíble”.

“Quiero que el mundo recuerde a Darra Adam Khel por su buena reputación, no de armas, sino de libros”, dijo Muhammad.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO